Archivo mensual: noviembre 2008

SIEMPRE TAMUDO

La familia periquita padecemos cada vez más esos tics que siempre habíamos despreciados de la culerada: la prepotencia, la falta de apoyo al equipo, el resultadismo por encima de todo, un sentimiento cainita y rencoroso para con aquellos jugadores que han hecho grande al club…

 

Es una pena, pero algunos periquitos se parecen cada vez más a los culés. El último ejemplo de la desmemoria de un minoritario -aunque ruidoso- sector de la afición blanquiazul es la crítica al capitán Raúl Tamudo. “Está acabado”,  afirman de forma ventajista ahora que el equipo cae en barrena.

 espanyolathletic32_tn1163961481tamudo

 

¿Se puede ser más mezquino y olvidar sus goles decisivos? ¿Cuál hubiera sido el destino del club de no haber debutado un día en Alicante contra el Hércules un chaval de Santa Coloma, bajito, regordete y con un apellido tan glamoroso con el betún?   

 

Tamudo es y será siempre nuestro capitán.

RCDE 1900 NO SURRENDER!

  

 

 

Anuncios

Cónclave ecosocialista

El pasado fin de semana se celebró en Sabadell, ciudad de Placid García-Planas, el mejor reportero de guerra que tenemos hoy en España (y no lo digo porque es mi amigo, lean su libro La Revancha del reportero), la IX asamblea de Iniciativa per Catalunya, que encumbró a Joan Herrera como secretario general. Cuelgo aquí las crónicas que publiqué en La Vanguardia.

Saura aspira a acentuar el perfil izquierdista del Govern


ICV promete vetar en el Consell Executiu los ERE “injustificables”
 
Iniciativa per Catalunya guardó hace años el busto de Karl Marx en el baúl de los recuerdos – ¿motivos ideológicos, estéticos..?-,pero la actual crisis económica les anima, sin caer en el regresionismo de IU, a recuperar sus postulados más antiliberales. Algo que quedó patente ayer en el discurso de gestión que pronunció el presidente – saliente y entrante- de los ecosocialistas, Joan Saura. Este se marcó como objetivo para los próximos años acentuar el perfil izquierdista del Gobierno tripartito. Lo que pasa por una reforma del Pacte d’Entesa para que “dé respuesta a los problemas de la gente”.
“Nosotros estamos al lado de los trabajadores”, afirmó Saura, quien garantizó – aprovechando la presencia en la sala de un representante sindical de Nissan-que ellos se opondrán en el Govern a la presentación por parte de las empresas de todos aquellos expedientes de regulación de empleo (ERE) “injustificables”.

Su lectura de la actual coyuntura económica pasó por una censura de las políticas “neoliberales”, a las que consideró fracasadas, y que nos han conducido a una crisis “peor que la del crac del 29”. En cambio, ICV, a juicio de Saura, acertó con sus advertencias, lo que les otorga ahora “credibilidad y argumentos renovados”.

En unos tiempos en los que la izquierda europea vive instalada en un proceso de reformulación de postulados, ICV cree haber encontrado la solución en lo que llaman la triple R: radicalidad, realismo y reformismo social. Una combinación que Saura tradujo en diez medidas contra la crisis. Entre ellas, refundar las instituciones económicas, crear un impuesto internacional que grave los flujos financieros, abandonar “la obsesión” por el déficit público.

En la IX asamblea, sobrevoló uno de los dramas existenciales de ICV: ¿cómo se puede estar gobernando y al mismo tiempo en la calle detrás de la pancarta? Saura, consciente de que buena parte de su militancia no se encuentra cómoda con ciertas políticas desplegadas tanto en el Departament d’Interior como en el de Medi Ambient, defendió el Gobierno tripartito. “ICV sólo tiene una política de alianzas, que es con PSC y ERC, ya que el tripartito ha conseguido poner en práctica importantes políticas sociales”, dijo el conseller de Interior. A la pregunta de si ICV ha conseguido dejar huella en las políticas del Govern, respondió con un sí rotundo, y puso los ejemplos del Pacte per l’Habitatge o el límite de la velocidad a 80 km/ h. Eso sí, admitió errores de comunicación entre los miembros de ICV en el Govern y los mandos del partido, que se acentuaron durante la crisis de la sequía.

“Este Govern vale la pena”, dijo. Como el capitán que alerta ante turbulencias venideras, Saura auguró “ataques” al Gobierno tripartito desde diferentes sectores a favor de la sociovergencia. “A nosotros sólo nos quiere la gente”, exclamó. Después puso en duda la lealtad del presidente Zapatero. “No sé si quiere a este Gobierno, pero parece que no”.

 

 

ICV pide a Saura que se vuelque en el partido para frenar el declive electoral


Abren la puerta a nuevas alianzas de gobierno más allá del PSC y ERC
¿Cómo seguir gobernando con el PSC sin que este nos coma terreno electoral? ¿Cómo utilizar los pactos tripartitos para ganar elecciones? En la segunda jornada de la IX asamblea de ICV los representantes territoriales tomaron la palabra para expresar a Joan Saura su preocupación – compartida, por cierto, con ERC-ante los últimos reveses electorales: en las pasadas elecciones municipales perdieron 77.000 votos; en la generales, el retroceso fue de 56.000. Una sangría que quieren parar como sea. Ayer Saura, reelegido presidente de la formación por cuatro años más, tuvo que oír algo que a los políticos les suele molestar más que al resto de los mortales: la crítica de los suyos. Aunque a la hora de votar su gestión la militancia cerró filas y aprobó con un 92,37% de los votos su gestión. Sólo hubo dos en contra y 35 abstenciones. A la búlgara, o casi, si no fuera porque sólo estaba la mitad de los delegados. La crítica se recogió en las intervenciones de los dirigentes territoriales que coincidieron en una cosa: Saura, pendiente de no patinar en sus inicios como conseller de Interior, descuidó sus funciones en el partido, vació de mando la calle Ciutat – sede barcelonesa de ICV-,con lo que se debilitó a la formación. “En las últimas semanas hemos hablado más que en los últimos cuatro años, eso no puede ser, y espero que a partir de mañana haya más diálogo”, dijo Jaume Forcadell, de ICV en las Terres de l’Ebre, que se opusieron a la postura del Govern durante la crisis de la sequía. El ex conseller de Medi Ambient Salvador Milà, uno de los más críticos antes de la asamblea, moderó su discurso. Defendió la continuidad en el Govern, pero pidió que “el miedo a que no haya conflictos internos” no evite que el partido defienda sus postulados ante PSC y ERC. “Seremos leales al president Montilla, pero la lealtad debe ser sobre todo para con el Pacte d’Entesa”, aseveró al respecto. En este sentido, se acordó una resolución que señala que ICV apostará por las coaliciones de gobierno de izquierdas, pero sin que eso signifique que su única opción sea el PSC. Otro punto consensuado admite la presencia de soberanistas en la formación y habla de avanzar hacia un Estado propio dentro de una España federal.

Saura contestó a las críticas con una promesa: a partir de mañana se comprometerá más con el día a día del partido, un trabajo menos lucido ante los ciudadanos que el de conseller. Así, anunció que la nueva ejecutiva contará con un coordinador de la relación entre el partido y los miembros de ICV en el Govern para evitar que se repitan problemas pasados.

Esta misión podría recaer en el secretario general de Interior, Joan Boada. Además se creará un grupo de coordinación de la comisión ejecutiva del partido que se reunirá semanalmente y de forma extraordinaria cuando sea necesario, integrado por 10 o 12 personas.

Un núcleo duro que deberá ser escogido en el próximo consejo nacional.

“Los adheridos y simpatizantes de ICV deben ser difusores de la función del partido en el Govern, y para eso debe haber más diálogo”, declaró Saura, quien pidió a las bases un esfuerzo extra para explicar ante los catalanes que ICV pinta algo en la Generalitat. Pero sí algo quedó claro ayer en las resoluciones fueron sus desavenencias con el PSC. Una de las resoluciones refuerza su oposición a la ley de Educación y asegura que el Govern “no ha entendido la necesidad de asegurar el consenso educativo y social de la ley y se ha primado el acuerdo con CiU”. Por ello hacen un llamamiento a participar en las movilizaciones del 30 de noviembre contra la ley.

Hoy se votará la nueva estructura del partido. Joan Herrera será elegido secretario general. Las cinco vicepresidencias serán ocupadas por Jordi Guillot – hasta ahora secretario general-,la diputada Laia Ortiz, Hortènsia Grau, directora de los servicios territoriales de Interior en Tarragona; Mercè Claramunt, presidenta de Dones, y Lluís Moreno, presidente de ICV en el Baix Llobregat. Ortiz también asumirá la portavocía del partido. En el grupo parlamentario, Jaume Bosch dejará de ser portavoz para ocupar la presidencia – hasta hoy en manos de Saura-;Dolors Camats reforzará su papel en la Cámara y será la portavoz.

 

 

ICV rejuvenece su cúpula para ganar terreno al PSC


Llaman a la movilización en la calle contra la ley de Educación
Ya la han bautizado como la Generación O. Está formada por aquellas personas entre 20 y 35 años que se han sentido fascinadas – en EE. UU., pero también fuera-ante la fulgurante irrupción de Barack Obama. Una nueva mayoría interesada por primera vez en la política, que puede ser clave en futuras contiendas electorales, y con la que Iniciativa per Catalunya quiere conectar para ocupar “el espacio central” de la izquierda catalana. Su primer paso: rejuvenecer la dirección ecosocialista con Joan Herrera, secretario general, Laia Ortiz, vicepresidenta y portavoz, Lluís Moreno, vicepresidente encargado de el área de organización, Dolors Camats, portavoz parlamentaria, como principales referentes. La IX asamblea de ICV, que concluyó ayer en Sabadell, ha servido para que la vieja guardia psuquera – Joan Saura, que seguirá de presidente cuatro años más, Jordi Guillot, que pasa de secretario general a vicepresidente, y Jaume Bosch, que asume la presidencia del grupo parlamentario-ponga las bases de un relevo generacional con vistas a las futuras elecciones. El cónclave ecosocialista ha evitado los enfrentamientos cainitas, a pesar de que Saura ha tenido que escuchar estos días críticas a su gestión por “olvidar al partido y pensar sólo en el Govern”, y ha visto como la nueva dirección fue aprobada con un 77,8% de apoyo. Casi la mitad de los delegados prefirió no asistir o darse una vuelta por Sabadell cuando fueron llamados a las urnas. Puestas las bases del relevo generacional, se abren ahora nuevas incógnitas: ¿Sustituirá Herrera a Saura como referente electoral del partido? El diputado ecosocialista, que ha desarrollado su carrera sobre todo en Madrid, está colocado en esos momentos en la mejor posición. Sin embargo, relevantes dirigentes de ICV, como Joan Boada – encargado de la relación entre el Govern e ICV-,ya le han dicho que eso está por ver, que para algo cuentan con un sistema de primarias. Las críticas fueron escuchadas y asumidas por Saura. El conseller de Interior afirmó que la formación sale “fortalecida” interna y externamente, y volvió a “comprometerse personalmente” a dedicar una “mayor energía a hacer más de presidente de ICV”, algo que la militancia de fuera de Barcelona ha echado en falta durante los últimos años. Y es que también hay vida más allá de la calle Ciutat. Asimismo, Saura expuso en su discurso de clausura cuatro compromisos de la asamblea: el primero, apoyar a los trabajadores en un momento de crisis y rechazar en el Govern todos los expedientes de regulación de empleo “injustificables”; el segundo, un firme apoyo a la alianza tripar tita de gobierno y reclamar una actualización de las bases del Pacte d’Entesa, algo que choca con los constantes llamamientos que han realizado durante la asamblea a salir a la calle para manifestarse contra la ley de Educación. El tercero, reforzar la organización interna de ICV, y el cuarto, una mayor implicación del presidente en el día a día de la formación. Entre los invitados a la clausura, se encontraba el líder de Esquerra Unida i Alternativa, Jordi Miralles, quien se enteró allí mismo de que sus socios de coalición han decidido cambiar el presidente del grupo parlamentario y la portavoz. Miralles y Saura hablaron a solas durante unos minutos al finalizar la asamblea. Desde EUiA prefirieron, sin embargo, no pronunciarse de forma oficial, a la espera de que mañana martes haya reunión de grupo en el Parlament. La dirección también tuvo en cuenta en las resoluciones la voz de los sectores críticos, que han reclamado menos “seguidismo del PSC” y reconocer que dentro de ICV hay, aunque sean pocos y contados, defensores del soberanismo y el derecho a decidir. Concretamente la resolución número 11 pide “un Estado propio dentro de un Estado plurinacional”, aunque no aclara si se refiere a una Europa federal oa una España federal. Señala también que ICV debe pasar a ocupar “de una vez por todas el lugar que le toca entre las fuerzas políticas que reivindican el derecho del pueblo catalán al autogobierno y a que el pueblo catalán pueda decidir libremente su futuro”.

No podían faltar resoluciones pensadas para marcar perfil ecologista. La número 10 pasa página y habla de “la excelente labor realizada por l`Agència Catalana de l`Aigua y el Departament de Medi Ambient” en el modelo de gestión del agua y durante la crisis de la sequía, y rechaza los trasvases de agua “como solución estructural”. Otra se pronuncia en favor de la abolición de las corridas de toros. Recibió 300 votos a favor, 19 en contra y 67 abstenciones, y también hay una que reclama una regulación no penal de las drogas blandas, concretamente “la marihuana, el hachís, algunas anfetaminas y tranquilizantes”, al considerar su uso normalizado.

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!