Archivo mensual: enero 2009

El desaparecido HGO (una historia argentina)

El desaparecido HGO (una historia argentina)

Manuel Rivas. El País

Un caso estremecedor de aniquilamiento de una familia de gente progresista, de artistas. Entre 1976 y 1978, los militares de la tétrica dictadura argentina persiguierion, secuestraron, torturaron y asesinaron a Héctor Germán Oesterheld –el fantástico guionista de ‘El eternauta’, un personaje que creó escuela y ya es todo un clásico del cómic– y sus cuatro hijas. ‘El eternauta’ fue su gran creación premonitoria del horror.

En el lenguaje de El Eternauta, Héctor Germán Oesterheld (HGO) cumple ahora 87 años. Hijo de padre alemán judío y de madre vasco-española, HGO nació en Buenos Aires el 23 de julio de 1919. No hay fecha para su muerte. En la historia dramática de la humanidad, tal vez el eufemismo más terrible es el de “desaparecido”. El dictador argentino Videla es autor del siguiente aforismo: “No están vivos ni muertos; están desaparecidos”. HGO es un desaparecido. El número 7.546 (en la lista Conade, Comisión Nacional de Desaparecidos). Se sabe que en la Nochebuena de 1977, sus captores le dejaron cinco minutos de visión, sin capucha, que saludó uno por uno a sus compañeros de cautiverio y que cantó con un joven detenido-desaparecido la canción Fiesta de Joan Manuel Serrat. De forma premeditada, sus hijas también fueron hechas desaparecer, por este orden: Beatriz (19 años), Diana (23), Estela (24) y Marina (18). HGO es uno de los más extraordinarios creadores de aventuras del siglo XX. Cambió el perfil del héroe. El Eternauta, su principal creación, una estremecedora ficción premonitoria, atraviesa las fronteras políticas y de los géneros literarios y se erige en un clásico para mayor número de lectores cada día. Una obra homérica del cómic que interpela al género humano.

El eternauta

El eternauta

Lo dijo El Negro

“Después de leer a Oesterheld ya no admitiríamos leer cualquier cosa”. No lo dijo cualquier crítico boludo en un rapto magnánimo. Lo dijo El Negro. Lo dijo Roberto Fontanarrosa. Respetado por cualquier barra, canallas o bostas, y en cualquier cancha de fútbol o literatura. Incluso al fondo y a la izquierda, en cualquier redacción, donde se suelen sentar los censores. Y los cínicos. Eso lo dijo Enrique Medina, lo del lugar donde se sientan los censores. Tuvo el valor de ir allí, a la oficina de censura, justo antes del golpe, a preguntar por su libro Las hienas, qué puntería. Y después recibió una llamada de teléfono: “¡Sos boleta!”. Qué manía con los eufemismos. El miedo que meten los eufemismos. Mejor que te digan: “Se te ha acabado el permiso del enterrador”. Bueno, a lo que íbamos. Hay dos factorías maravillosas en la historia de Argentina: el fútbol y la historieta. El Negro Fontanarrosa era un experto en ambas. Creo que el mejor cuento de fútbol que leí fue la historia de Cardaña, el número 5 del Peñarol, primero apodado El Hombre y más tarde, con mayor precisión, El Hombre de Neanderthal. Cardaña, bruto y sentimental, va a visitar por caridad al hospital a un niño en estado grave y aquel hincha botija, con los días contados, recibe al ídolo como se merece: “¡Hijos de puta! ¿Cómo pueden perder con esos chotos del Nacional?”. Así era El Negro escribiendo. No cedía ni un centímetro. Ni una lágrima gratis. Fue él quien vino a decir: “Y después de Oesterheld, ¿qué?”.

Escribir como un loco

Cuando estudiaba geología en la universidad, ya trabajaba de corrector y escribía historias como un loco. Cuando trabajaba como especialista en “oro y platino” para el Banco de Crédito Industrial de la República Argentina, hacía notas de divulgación y escribía historias como un loco. Cuando andaba por los montes y las llanuras como un Robinsón Crusoe escribía historias como un loco. Le ofrecieron trabajar en Pato Donald y aceptó, porque no era un apocalíptico de la cultura y lo que le gustaba era escribir historias como un loco. Y escribió literatura infantil, mucha con el seudónimo de Sánchez Puyol. Fue un tiempo de esplendor para el género en la Argentina de los años cuarenta y cincuenta, con Gatitos y Bolsillitos. Le gustaba escribir para la infancia. “Siempre al bebito se le trata como tonto”. Sería también una edad de oro para la historieta argentina, cuando fundó con su hermano Jorge la editorial Frontera y con dos publicaciones periódicas que harían historia. Hora Certo y Frontera rondaban los 100.000 ejemplares. ¿Y qué hacía HGO metido en la industria cultural? Escribir como un loco. En treinta años, los guiones para al menos 150 series de historietas en los que colaboró con medio centenar de dibujantes. Siempre prolífico y exigente. ¿Por qué eligió la historieta? ¿Podía haber sido un gran escritor? Es muy enriquecedor hablar con Martín Mórtola y Fernando Oesterheld, sus nietos. “Quería romper ese dilema tramposo de alta y baja cultura. No tenía prejuicios elitistas. Quería llegar a la gente y no lo consideraba incompatible con la calidad. Ésa es otra de las lecciones de El Eternauta, una obra de vanguardia que llegó a la gente, una gran aventura, y una literatura extraordinaria”. Guillermo Saccomanno, en Escritura y memoria, plantea un sugerente paralelismo: “Si el Martín Fierro, un poema criollo y popular, pudo plantarse como la gran novela fundadora de nuestra literatura, ¿por qué no tirar de la cuerda y afirmar lo mismo de esta historieta que se llamó El Eternauta?”. Borges estaba cautivado por el universo Oesterheld. Además, HGO era un extraordinario suministrador de ciencia-ficción… Y no tan de ficción. “Leía las revistas científicas más avanzadas de todo el mundo”, recuerda Elsa Sánchez, su mujer. Llenó Argentina, y otros países, de gente interesante. Ray Kilt, Sargento Kira, Indio Suárez, Bull Rocket, Ernie Pike, Ticonderoga, Randall the Killer, Sherlok Time… Y el grupo, el héroe colectivo, de El Eternauta. Cuando pasó a la clandestinidad, y se sabía perseguido por Los Ellos, ¿qué hacía Oesterheld? “Escribir como un loco”. Lo cazaron, lo hicieron desaparecer, lo chuparon. ¿Qué hacía Oesterheld? Ana María Caruso, desde el cautiverio del centro clandestino de detención llamado Sheraton, consigue escribir una carta que figura en el informe Nunca Más de la Comisión Nacional de Desaparecidos: “Ahora está con nosotros El Viejo, que es el autor de El Eternauta y El Sargento Kirk. ¿Se acuerdan? El pobre viejo se pasa el día escribiendo historietas que hasta ahora nadie tiene intenciones de publicarle”. Escribía como un loco.

oesterheld01

Barro en los borceguíes

Nadie que haya leído El Eternauta admitiría leer después cualquier cosa. Le habrá cambiado la mirada. Es una de esas obras que responden a la demanda de Kafka, la de “morder en la estupidez”. O a la de Cioran: “Un libro ha de ser un peligro”.

–¿Qué hacer? ¿Qué hacer para evitar tanto horror?

¿Quién grita eso? Es el guionista, Oesterheld, al final de El Eternauta. No está fuera, sino dentro, en una viñeta. Una de las rupturas de Oesterheld fue implicarse en la obra como personaje. Un atrevimiento formal, que acabará teniendo muchas implicaciones. Estamos en 1957. Francisco Solano López (Buenos Aires, 1928) lo hace reconocible. Lo dibuja con sus trazos. Al comienzo de la trama, El Eternauta se le aparece al guionista en la buhardilla donde trabaja y le relata su historia de aventurero perdido en la eternidad. Al final, El Eternauta consigue regresar a su hogar, con su mujer e hija, que le reprochan haber tardado media hora en ir a buscar pan. ¿Media hora? El guionista, es decir, Oesterheld, nuestro HGO, trata de disuadir a El Eternauta. ¡Todo lo que le ha contado, todo lo que se avecina! La nevada mortal. La invasión dirigida por un poder oscuro, Los Ellos, que utilizan para sus propósitos a los monstruosos Cascarudos y a los inteligentes Manos, esclavos del miedo, que a su vez convierten a los humanos supervivientes en hombres-robot. Pero El Eternauta ya no reconoce al guionista. Ha perdido la memoria del futuro al volver al pasado. La memoria es transferida al guionista. ¿Quién es ahora El Eternauta?

Estamos en 1957. HGO grita desde el tebeo: “¿Qué hacer? ¿Qué hacer para evitar tanto horror?”. Es en la primera versión de El Eternauta. En 1969 habrá una segunda versión, dibujada por Alberto Breccia, y en la que las coordenadas geopolíticas son más concretas. La publicación resulta muy polémica. La revista Gente fuerza el final. El Eternauta empieza a ser un personaje inquietante, demasiado verosímil. En 1976, con dibujo de Solano López, se publica una prolongación de la aventura, una segunda parte. Se trata de un proceso muy accidentado. Guionista y dibujante apenas se ven. A HGO le pisan los talones Los Ellos. Dicta capítulos desde cabinas telefónicas. Las últimas veces que acudió a la editorial Récord, donde iba a publicar El Eternauta II, siempre andaba a deshoras, como una silueta. Sólo lo delataba “el reguero de barro seco de sus borceguíes” en la alfombra. Y es que HGO, entre otros lugares, buscaba refugio en la isla de Tigre.

La tecnología del infierno

Habían llegado Los Ellos, como llamaría El Eternauta a los dictadores. En el prólogo de Ernesto Sábato para el informe Nunca Más, donde se documentan los horrores de la dictadura y la usurpación del Estado por una mafia uniformada, se dice: “De nuestra información surge que esta tecnología del infierno fue llevada a cabo por sádicos pero regimentados ejecutores”. Entre miles de desaparecidos, la “tecnología del infierno” se llevó a HGO y a sus cuatro hijas. Habían pasado a la clandestinidad cuando comenzó la dictadura argentina, que se prolongaría durante siete años crueles (1976-1983). El único cuerpo que pudo recuperar Elsa fue el de Beatriz. Ella, con 19 años, fue la primera víctima de Los Ellos. El 19 de junio de 1976 llamó a la madre y se citaron en una confitería. Dos días después, en un tren, camino del trabajo, un joven trajeado, muy nervioso, se acercó a Elsa para decirle que su hija había sido secuestrada por una patota o “grupo de tareas” del Ejército. Elsa Sánchez de Oesterheld comenzó el peregrinaje para recuperar a Beatriz. Pero, en verdad, había caído una “nevada mortal” sobre Argentina. Se encontró con muros de silencio. Con conocidos que la desconocían. Incluso un sobrino y sacerdote poderoso, Jorge Oesterheld, hoy portavoz de la Conferencia Episcopal argentina, prefirió “mirar hacia otro lado”. Elsa fue consciente también de que se había convertido en un “peligro” para sus hijas. Todos sus movimientos eran vigilados para llegar a ellas y a HGO. De alguna forma, ella también era una desaparecida en aparente libertad. El exterminio programado de la familia de HGO siguió adelante. El 4 de julio de 1976, en Tucumán, cayó Diana, de 23 años, embarazada. El 27 de abril de 1977 fue secuestrado HGO. El 14 de diciembre del mismo año desaparece Estela, de 24 años. Su última carta lleva esa fecha. En ella dice: “Mamita: Marina hace un mes que no está con nosotros”. Significa: Marina ha desaparecido. Tenía 18 años.

oster

La tortura metafísica

Inspirados en el nazismo, el franquismo y la guerra argelina, Los Ellos, con sus patotas de Gurbos, Cascarudos, Manos y Hombres-Robot, aplicaron la tecnología del infierno a una escala industrial. Para hacer desaparecer los cuerpos utilizaron una variante diferente de la incineración: los vuelos de la muerte. Quizá calcularon que la desaparición submarina de miles de personas sería inodora, inocua, imperceptible. El mayor detective de la historia, Sigmund Freud, había escrito: “Censurar un texto no es difícil, lo difícil es borrar sus rastros”. Los verdugos ignoraban que el cuerpo humano es también un texto. Y ésa es la verdad de fondo de El Eternauta, su potencia pasados tantos años. “La persistencia de El Eternauta es en sí misma una práctica de la memoria”, escribe Judith Filc. En el primer aniversario del golpe militar, el 24 de marzo de 1977, otro genial eternauta argentino, el escritor Rodolfo Walsh, compañero en muchos sentidos de HGO, envía por correo y distribuye clandestinamente la Carta abierta de un escritor a la Junta Militar, uno de los pasquines de denuncia más estremecedores de la historia, en el que da a conocer al mundo la dimensión del genocidio, con 15.000 desaparecidos en aquel entonces. “Han llegado ustedes a la tortura absoluta, intemporal, metafísica”. La palabra metafísica aquí, asociada a la tortura, pierde toda su abstracción para expresar lo inconmensurable del horror carnal. Una de las veces que registraron su antiguo domicilio, donde sólo vivía Elsa, el oficial cascarudo al mando del “grupo de tareas” explicó que andaban a la caza de Héctor, El Judío. Elsa replicó que era hijo de un estanciero alemán y madre española. Añadió: “Y si es judío, ¿qué?”. Entre los precedentes que inspiraron a Los Ellos para poner en marcha la “tecnología del infierno”, la tortura y desaparición forzada de miles de personas como HGO y sus cuatro hijas, figuran métodos nazis como el decreto Nacht und Nebel, derivado de la orden de Hitler: “En la noche y en la niebla”. El texto de este decreto, reconstruido en el tribunal de Nuremberg, desaconsejaba la entrega del cuerpo del eliminado a su familia. Se trataba de “diseminar el terror” para minar toda resistencia. En el tiempo en que fue detenido HGO, en 1977, el general Ibérico Saint Jean, gobernador de la provincia de Buenos Aires durante la dictadura, y bajo cuyo mandato se produjo la Noche de los lápices (desaparición y asesinato de un grupo de adolescentes), declaró en público y esta vez sin eufemismos: “Primero mataremos a los subversivos; después, a sus simpatizantes, y por último, a los indiferentes”.

Entre los miles de desaparecidos figuran cien poetas, escritores y guionistas de historietas. Otro de Los Ellos, un colega militar del general Ibérico, el entonces jefe del III Cuerpo, Luciano Menéndez, y responsable de la mayor quema de libros, efectuada el 29 de abril de 1976, declaró: “De la misma manera que destruimos por el fuego la documentación perniciosa que afecta al intelecto y nuestra manera de ser cristiana, serán destruidos los enemigos del alma argentina”. Los Ellos, como Creonte, castigando más allá de la muerte. Gritándole a Antígona, a las hijas de Oesterheld: “Si tu naturaleza es amar, ve entre los muertos y ámalos. Mientras yo viva, no mandará una mujer”.

Torturar a Ernie Pike

Cuando creó Ernie Pike, uno de esos grandes personajes que cambiaron el perfil del héroe, para hacer tipos complejos, de madera humana y no de palo, los primeros episodios los dibujó Hugo Pratt. Y él se quedó perplejo cuando vio la historieta: El rostro de Ernie Pike, corresponsal de guerra que siempre pone en duda las versiones oficiales, era el suyo.

Eso también lo supieron ver los torturadores. Reconocieron en HGO a Ernie Pike. Así que le pegaron duro a Ernie Pike.

Elsa Sánchez de Oesterheld me cuenta otra historia que la dejó sin habla. Hace unos años, en 2002, al término de un acto, se le acercó una mujer que había estado detenida-desaparecida en la Esma (Escuela de Mecánica de la Armada, desde donde se calcula que se hicieron desaparecer cerca de 5.000 personas) y que había sobrevivido al cautiverio. Era médica de profesión y le contó que un día Alfredo Astiz, oficial de la Esma, conocido como El Ángel de la Muerte, sacó de un cajón de su mesa un libro y le dijo, más o menos: “Toma, lee esto. Es el mejor libro de Argentina”. Se trataba de El Eternauta. Allí, uno de los personajes se lamenta: “Todos desaparecidos… como si no hubieran existido nunca”.

Un encargo para HGO

Estamos en 2008. El 23 de julio, de vivir, Héctor Germán Oesterheld habría cumplido 87 años. Su condición terrenal es la de “desaparecido” forzado. Fue secuestrado por uno de esos eufemismos criminales denominados “grupos de tareas” y estuvo recluido en al menos tres cárceles clandestinas, es decir, no-lugares, Campo de Mayo, El Vesubio y Sheraton, donde se le conocía como El Viejo. Los indicios, las evidencias circunstanciales, hacen suponer que HGO murió a principios de 1978. No hay cuerpo. La negación era la respuesta sistemática a los miles de recursos de hábeas corpus. Por lo que se sabe y va sabiendo, HGO, al principio, sufrió maltrato y tortura. Después, promovido por un militar, hubo un intento de implicarlo en la escritura de una biografía del liberador San Martín. Al fin y al cabo, Oesterheld había triunfado como biógrafo. Ya en 1951, cuando hacía literatura infantil, Perón quiso que le escribiera una biografía. Supo decir que no. Su mujer, Elsa, piensa que desde que escribió La vida del Che, ilustrada por Alberto Breccia y su hijo Enrique, HGO estaba marcado. Se publicó en 1968, en plena dictadura de Onganía. El editor le había propuesto que apareciese como obra anónima, pero Héctor respondió: “Un personaje como el Che no merece que su trabajo se haga a escondidas”. Tuvo un éxito fulgurante. La primera edición se agotó en un mes. Pero la editorial fue allanada. Breccia y Oesterheld, amenazados de muerte. Luego ocurrió algo curioso. Una llamada desde la Embajada de Estados Unidos. Le propusieron algo similar, una biografía de ese estilo, tan viva, tan directa, pero dedicada a John F. Kennedy. HGO declinó. Ya estaba preparada la de Evita. No se editó. Se habían acabado las biografías. ¡Y ahora en el cautiverio le vienen con San Martín! No se sabe adónde llegó ni qué fue de las notas. ¿La vida de San Martín contada por Oesterheld? Los Ellos se habrían dado cuenta del desliz: de realizarse la biografía, tendrían que hacer desaparecer a San Martín. Las estatuas se pondrían a hablar. Tendrían que arrojarlas al fondo del mar.

Una extraña visita

La mayor tortura a la que debieron de someter a Oesterheld, además del tormento físico, fue mostrarle las fotos de sus hijas muertas. Allí estaban Los Ellos, al estilo Creonte, castigando más allá de la muerte. Mostrando los cuerpos sucesivos de Antígona. A Elsa sólo le devolvieron el cuerpo de la primera eliminada, Beatriz, de 19 años. “La que más se parecía al padre”. Después cayó Diana, de 23 años, con su pareja, Raúl. La tercera fue Marina, de 18 años. Sobrevivía Estela, la mayor, de 24 años. Existe un testimonio de cuando estaba cautivo en la cárcel clandestina del Campo de Mayo. Juan Carlos Scarpatti contó: “Yo no lo conocía personalmente y… bueno, me llamó la atención. Lo vi, digamos, como golpeado, o sea, como con mucha angustia y… bueno, me acerqué, le pregunté qué le pasaba. Me dijo que le habían mostrado las fotos de las hijas…muertas”. Pero la noticia de la caída de Estela y de su marido, también llamado Raúl, la tuvo cuando los carceleros del Sheraton le dijeron que tenía una visita especial. El hotel Sheraton, eufemismo del chupadero, el no-lugar, era otro centro de detención clandestino, situado en un sector oculto de la comisaría de Villa Insuperable, dentro de la ciudad. Era el 14 de diciembre de 1977. La “visita especial” era de un niño de tres años. Su nieto Martín. Ese día habían matado a los padres. El recuerdo de Martín ahora es el de haber estado sentado horas con su abuelo “en un pasillo horrible con paredes de látex azul brillante”. No podemos dejar de verlo como un episodio de El Eternauta arrancado a la realidad. El Viejo y el nieto que apenas ha podido conocer, juntos en un no-lugar, en un chupadero de gente. Hay 800 niños robados en la época de Los Ellos, de los que sólo 90 han podido ser devueltos a sus familias originarias. Otra ramificación de la “tecnología del infierno”. De hecho, dos nietos de HGO y Elsa, bebés de Diana y Marina, forman parte de los desaparecidos. La aparición de Martín en el chupadero, el que alguien decidiera llevarlo con El Viejo, a quien se suponía muerto, tiene una interpretación morbosa, pero también se puede ver a la luz de El Eternauta. Tal vez fue cosa de un Mano. Los Manos, subalternos muy inteligentes de los Ellos, se hacen desobedientes cuando deja de funcionar la “glándula del horror”. Por una vez, Oesterheld dio una dirección. La de los padres de Elsa. Y de allí, Martín fue llevado con la abuela. Antígona, desde la muerte, enviaba una señal.

El gorrión peleador

Ana di Salvo, psicóloga, compañera de cautiverio de HGO en el centro de detención ilegal de El Vesubio, me cuenta que se mantenía distante, desconfiado. Eso fue en mayo del 77, así que no hacía mucho que lo habían detenido. “Nos dijeron: ‘Va a venir El Viejo’. Yo, al principio, no sabía quién era. No sabía la historia de El Eternauta. Él tenía un problema en la piel, granos en la cara y en la cabeza. Había una doctora entre las chicas prisioneras y le ofrecimos una pomada. Pero él no quiso. Desconfiaba. Una noche en que hacía mucho frío, dormía en un suelo de madera, le dimos una frazada. La aceptó. Pero con desconfianza. Por la mañana se lo llevaban y lo traían a la noche. Comentó que lo tenían haciendo una historia sobre San Martín. Le hablé de mi hijo Luciano. Le pedí un poema, una pequeña historia para él. Pero no hubo tiempo. Después de estar desaparecida sin explicaciones durante 73 días, me devolvieron a casa. Todo el tiempo pensando que te van a matar. Y en el trayecto, ante el paisaje, uno de los secuestradores comenta: ‘Buen sitio para venir a cazar’. Y yo, no sé cómo, le digo: ‘Hay que respetar la veda’. Se quedó perplejo. Las cosas suceden así. Mi hijo Luciano, a la vuelta, me rechazaba. Pensaba que lo había abandonado a propósito. Un día le compré un cuento infantil titulado Chipió, el gorrioncito peleador. A Luciano le gustaba mucho la cara de aquel pajarito. Aprendió a leer con él. Me reconcilió con él. Yo no sabía que lo había escrito El Viejo. Usaba seudónimo. Muchos años después, en una exposición sobre Oesterheld, le conté la historia a Martín, su nieto, y él me dijo: ‘En ese cuento estaba lo que mi abuelo escribió para tu hijo”.

La última carta

Lleva por fecha el día que la asesinaron, el 14 de diciembre de 1977. La última carta de Estela a su madre. Es breve, escrita con una intensa premura, pero sin desaliño, con una caligrafía que intenta no desfallecer. Cada carta, cada nota, en aquellos días, tenía una textura nerviosa. Da la impresión de que la carta a Elsa es también una carta necesaria que Estela se escribe a sí misma. No es difícil imaginarla murmurando hacia dentro, empujando el trazo para darle a Elsa la noticia de la muerte de Marina sin nombrar la muerte. Como en El Eternauta, el tiempo de la carta es un Continum 4, una especie de futuro del pretérito: “Marina ya no está con nosotros y ese dolor ya no hay nada que lo pueda mitigar, pero quiero que sepas que murió heroicamente como vivió”. Consonantes y vocales se apiñan en un presente recordado: “Creo que tenemos que estar orgullosos de ella, como de Bi (por Beatriz), de Di (por Diana) y de Dad (por Héctor), y quiero que sepas que estoy orgullosa de vos (por Elsa)”. Esta última afirmación tiene mucho significado. Va más allá de la cortesía filial. Todos los citados han desaparecido. La feliz camada de Beccar está a punto de ser exterminada. Elsa, la madre, antiperonista, tan racional como intuitiva, “muy celta”, dice ella, no les ha acompañado en su compromiso revolucionario. Ha discutido con dureza con HGO, con el hombre que ama. Sí, está de acuerdo con él. Es una juventud maravillosa. Culta, rebelde, linda. La mejor generación que tuvo Argentina. Como Héctor, Elsa comparte su música, salta de Mozart a Janis Joplin, ¿por qué no?, sus gustos artísticos, su estilo de vida libre, una sexualidad sin tabúes, su aversión a la injusticia. Todo eso, dice Elsa, lo compartía. Pero ella, la mujer que fue tan feliz en Beccar, en aquella casa que era a la vez como el taller del artista romántico, donde “todo bullía y cantaba”, donde todos llegaban y nadie quería marchar, nadie quería apagar la luz, las chicas no querían ir a fiestas ni a clubes, donde encontraban “gente tonta”, no, no, querían estar allí, en Beccar, con sus amigos y los de los padres, dibujantes, músicos, artistas, escritores, gente que traía historias; ella, que conoció el paraíso, pudo distinguir bien el traqueteo de la maquinaria del horror que se acercaba. Sí, discutió con HGO. No acababa de asumir aquella metamorfosis en el Oesterheld que quería y admiraba, el hombre tranquilo, ilustrado, progresista y más bien libertario, por la influencia de sus amigos anarquistas españoles exiliados, con esa mirada antidogmática que es la de sus héroes. HGO no era nada elitista. Su propia opción literaria, el guión de historieta, lo demuestra. Pero denostaba el populismo peronista. HGO cambió.

Su obra principal contiene también las huellas de una biografía subyacente. Entre el primer Eternauta (1957) y la segunda versión (1969) hay una revolución óptica. Las referencias geopolíticas se hacen muy concretas. América Latina es abandonada a su suerte. Y Ellos, los oscuros poderes cósmicos, son las grandes potencias. HGO se radicalizó, pero también el suelo se movía a los pies. Las hojas del calendario se caían de miedo y asco. El golpe de Aramburu, en 1956, con la Operación Masacre, que contará de forma genial Rodolfo Walsh. El golpe de Onganía, en 1966, con la noche de los bastones largos, cuando fueron cruelmente apaleados los profesores y alumnos de la Universidad de Buenos Aires, mientras eran conducidos a los coches celulares. El mandato de Lanusse, en 1972, con la masacre de Trelew. En todo este calvario de desdichados fastos y calamitosas salvaciones, el país vio una “chispa de esperanza” en la gran movilización cívica que arrancó con el cordobazo. A continuación, y acudiendo a la oftalmología, podríamos decir que se pasó de un estrabismo divergente a otro convergente. Y el punto de convergencia fue otra vez Perón. Gran parte de la izquierda argentina se injertó en el tronco peronista. Para muchos era la esperanza posible. Una alianza frente a Los Ellos. Y allí estaba HGO con sus hijas. Elsa, no. Elsa mantenía la distancia cuando de la música se pasaba a las palabras. Y allí estaba también Rodolfo Walsh con sus hijas Vicky y Patricia. Casi siempre se cita A sangre fría, de Truman Capote, como obra inaugural de la narrativa del “nuevo periodismo”. Es por ignorancia hemisférica. La primera fue Operación masacre, de Rodolfo Walsh, en 1957, el año en que nació también El Eternauta. Walsh, de origen irlandés, era entonces también antiperonista. Prefería jugar al ajedrez que la política e incluso la literatura. Pero un día, camino de casa, oyó el grito de un soldado moribundo: “¡No me dejéis solo, hijos de puta!”.

Pero la vuelta de Perón, el gran día de la resurrección nacional, pasará a la historia por la “matanza de Ezeiza”. Allí, en el aeropuerto, se inició el exterminio de la “juventud maravillosa”. Más de treinta muertos y trescientos heridos en el que iba a ser el día más feliz. El halago se convirtió en condena: la “juventud imberbe”. Perón falleció cuando se acercaba el día de la “nevada mortal”. El prócer había regresado con la momia de Evita y con un espectro de Evita, Isabel, manejado por un siniestro prestidigitador, el secretario López Rega, organizador de la Triple A, que mezcló la brujería con la producción industrial de la muerte. Se multiplicó el doble empleo. Muchos que ejercían de día de jefes de policía ejercían de jefes de la Triple A de noche. Hasta que vino el gran eufemismo. El Proceso de Reorganización Nacional. Es decir, el golpe militar con toda su red de poderosas complicidades. Era el régimen de Los Ellos. Y se puso en marcha, a pleno rendimiento, la “tecnología del infierno”. Walsh denuncia: “Las 3 A son hoy las 3 Armas, y la Junta que ustedes presiden no es el fiel de la balanza entre ‘violencias de distinto signo’ ni el árbitro justo entre ‘dos terrorismos’, sino la fuente misma del terror que ha perdido el rumbo y sólo puede balbucear el discurso de la muerte”. La carta de Estela a Elsa terminaba diciendo: “Hay mucho por dar todavía en esta vida y muchas razones para seguir adelante”. Ese día, después de enviar la carta, la cazaron.

Oesterheld,Hugo Pratt y Elsa

“Él escribía a mano. Odiaba la máquina de escribir. Por eso aprendí taquigrafía y mecanografía. Para ayudarle. Después de casarnos, pasamos cuatro años en un departamento chico, en el barrio Desarrollo. Él entonces investigaba minerales. Amaba la naturaleza áspera, dura. La estepa donde no había nada.

Cuando lo conocí era un misántropo.

Nacieron una tras otra las nenas. Ya dibujaba. ‘Papu, dibujitos’. Les hacía monigotes todo el tiempo. Leía todo. Recibía revistas en alemán, italiano, inglés, francés. Tenía muchísima información. Le interesaban los descubrimientos científicos, todo aquello que se movía en el límite de la ciencia-ficción. A Borges le encantaba charlar con él. Las chicas se enteraron. Un día se fueron los cinco. Y allí estuvieron con él, en la penumbra de la Biblioteca Nacional.

Sí, tenía conocimientos extraordinarios, enciclopédicos. Un día, Hugo Pratt le muestra muy ufano unos dibujos. Un nuevo héroe. Un soldado en la época de la conquista del Oeste. Héctor le dice: ‘Está muy bien, pero tendrás que volver a dibujarlo. No puede llevar ese tipo de arma. La culata no era así’. Hugo se sentó, suspiró, gritó: ‘¡Lo mato, lo mato! Dime, Héctor Oesterheld, ¿a quién le va a importar cómo era la culata?’. ‘A mí’, respondió Héctor.

Todo estaba lleno de libros. También el garaje. Todo. Leía sesenta o cien historias a la vez. Así que Héctor se levanta. Va hacia el garaje. Un pandemonio. Cuando me ponía a arreglarlo, él se desesperaba. Revuelve en la maraña. Y al final vuelve con lo que buscaba en la mano. Se lo pasa a Hugo.

–Aquí está –le dice–. Así debe ser el arma.

Era muy deportista. Jugaba al tenis. El fútbol le gustaba, pero para verlo. Tenía una fijación con el estadio del River. Cuando iba al centro, siempre se pasaba por allí. Y es en ese estadio donde transcurre una batalla decisiva de El Eternauta. Fue un tiempo idílico, un paraíso, la casa de Beccar. Eso ya lo conté, ¿verdad?

Cuando llegaron los dibujantes italianos, eso fue antes, también fue una época maravillosa. Entre ellos, Hugo Pratt. ¡Medio locos, los tanos! Era un lindo muchacho. Tenía un carisma único. Todos los días se caía por casa. Venía con apetito. Le preparaba algo para cenar. Había amigas que me preguntaban: ‘¿Vos no te enamorás de este chico?’. Todas se enamoraban…”.

¿Y?

Elsa, la Elsa que recuerda, también está ahora en la cocina preparando algo para cenar. Uno se imagina allí, en el quicio de la puerta, en Beccar, a Corto Maltés, el mítico personaje de Pratt. Murmuro: “Tal vez era él el enamorado”. Elsa escucha en silencio. Y zanja la conversación sobre amores con un gesto irónico, una interjección trazada en el aire.

La memoria

Marcelo Brodsky, el artista y fotógrafo creador del parque de la Memoria de Buenos Aires, se enteró de la desaparición de su joven hermano Rubén en una llamada desde una cabina telefónica. Él estaba en España, exiliado. El universo tuvo, de repente, la dimensión de una cabina. “La ausencia de un desaparecido nunca termina. ¿Cómo se les cuenta a las nuevas generaciones? ¿Cómo se narra semejante horror? En el parque de la Memoria, cada recorrido es una nueva forma del recuerdo. Caminamos entre estelas que se apoyan, que se sostienen, donde lo colectivo es un entrelazamiento”.

A la hora de hablar del hermano, Brodsky juró que lo haría como si estuviera oyendo a Julio Fusik, en el Reportaje al pie del patíbulo: “Que la tristeza no sea nunca asociada a mi nombre”.

La eternauta

Cuando Elsa y Héctor se casaron, él trabajaba para aquel banco de crédito minero, analizando muestras de metales preciosos. Gran parte de su trabajo lo hacía sobre el terreno. Le gustaba andar. Recorrer solitario los grandes espacios. El viento patagónico en la cara. “Es un trabajo duro, puede ser destructiva esa soledad del geólogo, conocí gente que se alcoholizó”, dice Elsa. “Pero él amaba esa relación solitaria con la naturaleza. Amaba todo en la naturaleza. Los caracoles nos comían las rosas y yo le decía que les pusiera veneno, pero Héctor exclamaba: ‘¡También ellos tienen derecho a vivir!’. Yo le decía: ‘Oye, que la celta panteísta soy yo, pero no quiero que me coman las rosas’. Le ofrecieron un buen trabajo, pero eso significaba la separación. Y fue cuando se decidió por el mundo editorial”.

Elsa nació en Buenos Aires, en una familia de emigrantes gallegos llegados de una pequeña aldea, Loño, cerca de Santiago. Cuando Elsa pasó por Loño, en 1983, se fijó en el hórreo de madera del que tanto le había hablado el padre. Esperaba algo más monumental. “Qué pasa?”, le preguntó su tío. “Está despintado”. “Es que tu abuela no quiso que lo tocaran. Que lo dejaran tal como lo había pintado el hijo”.

El hijo era el padre emigrante de Elsa. HGO pasó por aquella aldea en 1962, en un “desvío” de un viaje a Alemania. Hay una foto en la que se le ve retratado como el Robinsón que era, camuflado en la hierba de campesino segador. En Argentina, los padres de Elsa laburaron duro para salir adelante, pero tenían otro rasgo: amaban la música con locura. La ópera y la clásica. Escuchaban cada concierto en la radio de galena. El tío Pedro llevaba siempre una flor en el ojal. La madre de Elsa leía a Lorca. Lo había visto en un teatro bonaerense, abarrotado, recibido por una multitud en la calle de Corrientes. “Yo me parezco mucho a papá. Soy Vicente Sánchez en mujer, tremendamente impulsiva. Yo era un marimacho. El varón equivocado de la familia. Tuvimos un golpe terrible. Murió mi hermana mayor cuando yo tenía 12 años. Estudié música. Y danza clásica. Y samba. Es verdad que todos querían bailar conmigo. No, Héctor no era muy bailarín. Yo tenía 17 años y él 24 cuando nos enamoramos”.

Elsa habla y habla como un cuerpo abierto, que contiene su vida y la de otros. Su mirada corre más que la flecha del tiempo. Desde el apartamento bonaerense se escucha cada poco el paso de un convoy ferroviario. Los trenes, la luz cambiante del día, todo parece esforzarse para seguir la velocidad, la intensidad del recuerdo de Elsa, que estaba hablando feliz de su adolescencia bailarina, danzando con las palabras, y de repente se gira y dice: “Hasta los psicólogos se estremecían. Toda la experiencia psicológica no servía para enfrentarse a nuestro caso. Me preguntan cómo he resistido, cómo estoy viva. No lo sé. Estoy aquí por una extraña obligación. Yo ya he gastado todo el miedo del mundo”.

A la altura de nuestros ojos, en un estante del mueble librería, hay una foto que nos mira. Son ellas. Las cuatro. En la casa de Beccar. En la hora azul. Las cuatro chicas Oesterheld. Toda la belleza del mundo.

Anuncios

España frente Israel

ESPAÑA RECELA DE ISRAEL ¿POR QUÉ?

IÑAKI ELLAKURÍA- LA VANGUARDIA

BARCELONA

El pasado viernes, un grupo de artistas e intelectuales, entre los que estaban Javier Bardem, Juan Diego, Rosa Maria Sardá, José Saramago, Rosa Regás o el grupo de pop Amaral enviaron una carta al Gobierno en la que reclamaban la retirada del embajador español en Israel hasta que se detenga “la ofensiva criminal” contra Palestina. Ayer, en Barcelona, y hoy, en Madrid, se han celebrado manifestaciones en apoyo a Palestina y contra la respuesta militar israelí a las acciones terroristas de Hamas. La situación de Oriente Medio ocupa de nuevo el centro del debate político en España con una peculiaridad respecto a otros países europeos: la tendencia dominante, casi única, es la defensa de la causa palestina. ¿Por qué hay tanta gente en contra del Estado de Israel? ¿Quedan restos de antisemitismo en España? ¿Se puede hoy mantener un debate abierto sobre el laberinto árabeisraelí? La Vanguardia ha charlado con intelectuales y políticos sobre estas cuestiones.

—————o—————

“Se ve a Israel como punta de lanza de EE. UU.”

SANTOS JULIÁ. – Historiador

En España los análisis sobre cuestiones de política internacional suelen estar determinados más por la posición moral de la persona que opina que por un análisis frío de la situación. Hay una propensión al juicio rápido, al blanco y negro, y al olvidarse de matices que son muy importantes. No creo que en España haya un prejuicio en contra de los judíos. Sobre el conflicto de Israel y Palestina ocurre que la gente habla desde posiciones de partida ya tomadas, lo que hace que el debate sea muy difícil. No se puede generalizar, pero las personas de izquierdas, en sus análisis, se pueden ver más conmovidas por factores morales, y obviamente la acción israelí y su bombardeo de zonas con civiles influyen muy negativamente en la imagen de Israel en la opinión pública española. Tampoco podemos olvidar que en España hay un importante sector de la población que ve a Israel como punta de lanza de EE. UU. en Oriente Medio. Pero yo creo que la cuestión verdaderamente importante, y que no se está planteando, es si Hamas sabía que al estar atacando durante dos años a Israel su Gobierno iba a permanecer impasible. Si pensaba que Israel no se iba a defender y no lo iba a hacer de una forma tan contundente como la actual.

—————o—————

“Palestina ha conseguido la adhesión sentimental”

F. GARCÍA DE CORTÁZAR.  – Catedrático de H. ª Contemporánea, Univ. de Deusto

En España no hay un debate serio sobre el conflicto de Oriente Próximo porque escasean los conocimientos de historia mundial y política internacional y porque la causa palestina ha conseguido la adhesión sentimental de una gran mayoría de la población. Aunque ahora aparezca como una seña de identidad de la izquierda, convendría recordar que la política exterior de Franco y su régimen se centró en la amistad con los países árabes, los enemigos encarnizados del Estado de Israel, y que la derecha española fue muy antijudía. En la actualidad, la identificación de Estados Unidos con la causa de Israel condiciona la actitud de los españoles y hace aumentar su simpatía por los palestinos. Cuando se trata de sentimientos, poco importa que, si exceptuamos el atormentado Líbano, Israel sea la única democracia de la zona y que sus oponentes no hayan salido de la edad media ni de las imposiciones religiosas del Profeta. La imagen de rebeldía, de aliento revolucionario, de utopía guerrillera que proyecta la causa palestina hace estragos en sectores poco críticos de la población española.

—————o—————

“En el análisis pesa mucho el factor emocional”

XAVIER RUBERT DE VENTÓS.  – Filósofo

Creo que, poco a poco, en España han ido surgiendo más voces que defienden sin complejos al Estado de Israel. Este, con Yugoslavia, fue la gran esperanza de la izquierda en los años de la posguerra mundial, pero todo cambió en 1967 con la guerra de los Seis Días. Yo me declaro sin complejos propalestino: me escandalizan más mis propios pecados que los del resto. Me duele más las acciones violentas del Estado de Israel por una razón muy simple: me siento más cercano a ellos que a los palestinos, y ellos, Israel, son un Estado democrático. Siempre he sentido mucha empatía por el mundo judío, por eso me duelen más sus errores. Es cierto que en España todavía se arrastran anticuerpos antijudíos porque sus virtudes son muy diferentes de las españolas, que también son muy positivas, pero diferentes. Además, en el análisis que se hace del conflicto el factor sentimental, las imágenes de los niños, pesan más que el análisis frío. Yo en cierta forma explico el terrorismo árabe ante la gran diferencia tecnológica que sufren con Israel. Unos tienen la demografía; otros, la tecnología. El bombardeo de un sitio cerrado como la franja de Gaza es como el gueto de Varsovia, pero ahora con aviación.

¿Solución? Espero mucho de Obama. Él debe ser consciente de que no le queda otra opción que actuar.

—————o—————

“En 1967 la izquierda cambió su posición”

FLORENTINO PORTERO. – Profesor titular de Historia Contemporánea en la UNED

La posición respecto a Oriente Medio distingue a España de su entorno. El conflicto no es una cosa de buenos y malos, como se quiere presentar, sino algo que requiere un análisis más profundo. En España ha habido una evolución de cómo se percibe a Israel. En 1948, la creación del Estado hebreo es defendida en España básicamente por el PNV y el nacionalismo moderado catalán, hoy representado por CiU, (veían el derecho de un pueblo a construir su propio Estado), y también de los socialistas. Sobre la postura de la burguesía catalana es muy interesante el libro Israel, 1957,en el que Josep Pla explica cómo esta ve reflejadas en el pueblo israelí las aspiraciones nacionales de la Catalunya burguesa. Por aquellos años, en contra de Israel estaba la mayoría de la derecha católica española. Pero todo cambia a partir de la guerra de 1967 y especialmente tras Sabra y Chatila. Israel empieza a ser vista como una fuerza agresora, y la izquierda española empieza a apoyar a los movimientos baasistas de Siria e Iraq y nasserista de Egipto. Pero sobre todo rompen con Israel a principios de la década de los 80, lo que deja descolocados a muchos socialistas, como es el caso de Josep Borrell, que apoyaron el Estado israelí y su proyecto laborista. El cambio de la derecha española frente a Israel empieza sobre todo en la segunda legislatura de José María Aznar, cuando hacen una proyección del Estado de derecho y la legitimidad que este tiene para defenderse ante los ataques terroristas. Israel se convierte así en un referente. ¿Hay un sentimiento antisemita en España? No lo creo. Aunque muchos historiadores judíos norteamericanos han apuntado, y no les falta del todo razón, que el tradicional antisemitismo europeo se modifica y se convierte en un antiisraelismo o antisionismo.

—————o—————

“Nada puede justificar la aniquilación de los civiles”

FERNANDO SAVATER. – Filósofo y escritor

Dejo de lado la referencia a los orígenes del conflicto, que ya no puede ayudar a reparar los males del presente: el atropello que supuso la creación del Estado de Israel, la doblez del supuesto apoyo que muchos países árabes prestaron a los palestinos, el propio encono de algunas facciones palestinas… Parece descartada la verdadera solución cívica e ilustrada, un Estado laico en el que convivieran en plano de igualdad judíos y musulmanes para superar la odiosa intransigencia étnica (que resurge como la hidra en diversos lugares del planeta, en España sin ir más lejos). Israel tiene el derecho – incluso el deber-de defender a su población de los ataques terroristas de Hamas o Hizbulah. Pero nada justifica la aniquilación de la población civil de Gaza para eliminar a los indeseables que se ocultan en ella ni tampoco imposibilitar la tarea humanitaria de la ONU o Cruz Roja, las únicas organizaciones que intentan ahora protegerlos. Aún más que un Estado palestino capaz de convivir con Israel, necesitamos una ONU capaz de imponer – cuando sea necesario-la convivencia entre los peores antagonistas… para salvar a sus hijos.

“Lo judío es en España innominable”

GABRIEL ALBIAC.  – Catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid

Lo judío es en España innominable. A mí me viene siempre a la memoria un viejo militar republicano, salvado por los pelos de la ejecución en 1939 e irreprochable demócrata. Jamás utilizaba la palabra “judío”. Buscaba las elipsis o rodeos más estrafalarios para eludirla. Se lo hice notar una vez. Pareció asombrarse: “No sé… Es que suena como un insulto”. Me fascinó el enigma. En español, “judío” suena a insulto. Lo cual es, en rigor, ser insulto. Aquello que cristaliza en la lengua es imborrable. La subjetividad no es más que una función estricta de la lengua. El antisemitismo es fascinante por construir fóbicamente la identidad europea. Los totalitarismos del siglo XX han sabido hacer uso magistral de eso. La judeofobia en España es fantasmática, puesto que opera en un vacío: la supresión, en 1492, de “lo judío”. Y su consiguiente interiorización como terror indefinido. El judío al cual el alemán de 1942 despedaza es de carne, hueso y sangre, y mancha al machacarlo; lo cual, como todo el mundo sabe, resulta desagradable. El judío al cual el español hoy diaboliza es inmaterial, no salpica. Contra él, todo sale gratis. Y es igual de rentable, a la hora de exorcizar culpas o terrores. Israel es, para la consciencia española, el diablo. Nadie se dice “antisemita”. Sólo “antisionista”. Es el más alto refinamiento de la judeofobia.

—————o—————

“El antiisraelismo es un sentimiento transversal”

JOSEP PIQUÉ.  – Ex ministro de Asuntos Exteriores

En España se está, por norma, en contra de cualquier cosa que se relacione con Estados Unidos. Esta es una de las explicaciones de la oposición frontal y mayoritaria contra la política del Estado de Israel. Este tic antinorteamericano, que se arrastra desde 1898, con la pérdida de Cuba, hace que incluso se defienda de forma vehemente el terrorismo de Hamas antes que la democracia israelí. Por mucho que lo oiga, me resulta muy sorprendente cómo desde ciertos sectores progresistas se prefiere apoyar a Hamas y se ningunea a la verdadera autoridad palestina, que es el presidente Mahmud Abas. El antiamericanismo, y por extensión el antiisraelismo, es un sentimiento transversal que afecta tanto a ciertos sectores del progresismo como a una parte importante de la derecha española. Los mismos que atacan a Israel también coinciden, o coincidían hasta hace muy poco, en su defensa del régimen castrista en Cuba. La sociedad española debería madurar si queremos que nuestro país tenga un papel relevante en el escenario de la política internacional. Si queremos pintar algo, deberíamos empezar a quitarnos ciertos complejos y tomar partido en favor de la democracia en Oriente Medio y apostar, en este sentido, por tener una voz fuerte y decidida en el seno de la Unión Europea. Por desgracia, la realidad es que hoy el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no es visto como un interlocutor válido por el Gobierno de Israel. Su peso político es nulo en Oriente Medio.

—————o—————

“Aún pesa el temor a ser tildados de antisemitas”

J. IGNACIO GONZÁLEZ FAUS. – Teólogo

Israel fue en sus comienzos (con su socialismo, kibutz) un ejemplo para nosotros que, además, nos tranquilizaba la conciencia, no ya frente al holocausto sino frente a lo mal que se hizo el establecimiento del Estado israelí. Yo aún recuerdo haber oído y cantado de joven la canción de Raimon (“cantarem la vida de poble que no vol morir”.) intercalando en ella un estribillo que repetía: “Israel, Israel”. Además, toda Europa tiene una mala conciencia aún no purificada por la monstruosidad de Auschwitz. Tememos ser tildados de antisemitas. Y la mala conciencia es el mejor compañero de la complicidad. Lo que tengo claro es que si Palestina tuviera petróleo en abundancia, puedo asegurar que nuestra posición en el conflicto actual sería muy distinta. Y no niego que haya más de mil cosas criticables en el islam actual, que nos permiten utilizar como argumento a los talibanes, aunque pactemos con monstruosidades como la de Arabia Saudí. Yen el caso concreto de España, quizás el pánico ante ETA nos ha hecho creer inconscientemente que un terrorismo de Estado como el de Israel siempre será mejor que el terrorismo de bandas o partidos.

—————o—————

“Arrastramos tics del aislacionismo franquista”

EDUARDO MENDOZA. – Escritor

Con el conflicto de Oriente Medio vemos como España, un país en el que se leen muy pocos periódicos, sigue viviendo de espaldas a ciertos problemas de política internacional que preocupan mucho a Europa. El interés se centra de forma mayoritaria en lo que sucede en Latinoamérica. Sobre Israel y Palestina, el debate es menos rico que en otros países de nuestro entorno seguramente porque, desde su expulsión en 1492, España no cuenta con una comunidad judía importante. Además, arrastramos ciertos tics del aislacionismo que caracterizó los 40 años de franquismo. Asimismo, resulta curioso que tanto los proisraelíes como los propalestinos en sus opiniones hagan una proyección de la propia realidad española. Así, ves como sectores nacionalistas defienden por un lado Israel y, por otro lado, personas progresistas defienden de forma cerrada la causa palestina. Ambos sectores coinciden así en proyectar sus obsesiones por tierras prohibidas con enemigos ancestrales.

—————o—————

“Hay un sesgo informativo en favor de Palestina”

SALVADOR CARDÚS. – Profesor de Sociología en la UAB

La brutalidad de la respuesta militar israelí a la permanente provocación de Hamas en la franja de Gaza no puede ocultar el sesgo unilateral y casi unánime a favor de los palestinos del relato informativo que aparece en los medios de comunicación españoles sobre este largo conflicto. ¿Causas? Quizás el peso histórico del antiguo – y conceptualmente confuso-amigo árabe. Más probablemente, un efecto colateral del antiamericanismo tan arraigado en la cultura política española. Y, sin duda, la hegemonía ideológica de un progresismo izquierdista entre las élites intelectuales, mucho más sensible a las causas de los desvalidos de todo el mundo que a las causas de la democracia y la libertad. Es decir, un progresismo condescendiente con las dictaduras y el terrorismo, si se trata de países pobres, pero intransigente con los tropiezos de la democracia o el precio de la libertad cuando se trata de juzgar a países ricos.

—————o—————

“¿En España querríamos un gobierno de Hamas?”

LUIS BASSAT. – Publicitario

La visión que hay en España del conflicto viene marcada, como ha explicado muy bien Pilar Rahola, por esa necesidad de ciertos sectores de la progresía de salir en defensa del teóricamente más débil. Esto es comprensible, pero no que dichas personas, que dicen ser de izquierdas, defiendan las acciones de una organización terrorista como Hamas, que no respeta los derechos fundamentales. A estas personas yo les preguntaría: ¿aceptarían un gobierno como el de Hamas para España? Creo que la única salida para la actual situación en el Oriente Medio pasa por el diálogo y que se consiga la paz con dos estados, el de Israel y el de Palestina, coexistiendo. Pese a ser judío, no dejo de ser objetivo. He visitado Gaza, Ramala… Y las imágenes de estos días me provocan un hondo dolor. Pero el conflicto se debe analizar desde la frialdad y teniendo en cuenta que Israel es una democracia y Hamas una organización terrorista.

—————o—————

“Falta un debate abierto y sereno sobre el conflicto”

LUIS RACIONERO.  – Filósofo y escritor

En España no podemos olvidar la fuerte influencia del mundo árabe, pero tampoco la gran influencia judía. Esto hace que nos sea muy difícil tomar una posición clara en el conflicto de Oriente Medio. Yo tengo, por ejemplo, el corazón partido. Los lunes, martes y miércoles me siento cerca de Palestina; los jueves, viernes y sábado me siento próximo a Israel. Pero sí es cierto que falta un debate en profundidad, abierto y sereno, y que no caiga en las descalificaciones. Una carencia que España tiene sobre otros temas importantes.

 

Entrevista Shimon Peres, presidente Israel

“En privado, los árabes nos dicen: acabad con Hamas”

Henrique Cymerman-LA VANGUARDIA

“Líderes árabes dicen a Israel de forma privada: acabad el trabajo con Hamas”, afirma a La Vanguardia en una entrevista exclusiva el Presidente de Israel Shimon Peres. Son días en los que el Jefe de Estado israelí de 85 anos, trabaja aun más de lo normal. Su agenda de ayer incluye 19 horas de trabajo. Le vemos tras una reunión con el primer ministro Ehud Olmert y una conversación telefónica con el ministro de Defensa Ehud Barak. Este le informa sobre los riesgos de la apertura del segundo frente en el Líbano.

En este momento hay misiles disparados en el norte desde el Líbano sobre Israel. ¿Quiere decir que ahora se abrirá un nuevo frente en esta guerra?

No lo creo. Creo que los disparos fueron hechos por uno de los grupos extremistas del Líbano el ” Frente Nacional”. Lo trataremos de la forma adecuada.

Son días difíciles para Israel y me imagino que para usted también. ¿Por qué regresó Israel a Gaza?

Israel no ha regresado a Gaza. Israel fue allí ahora para detener los cohetes y misiles. En el 2005, ningún militar o ciudadano israelí se quedo allá. Hemos desmantelado nuestros asentamientos, mandamos 45,000 policías para traerlos a casa. La Franja estaba en manos de los palestinos, libre de la ocupación, con fronteras abiertas y con comercio. El problema es la naturaleza de Hamas. Es la primera vez en la historia humana que un grupo tan extremista, fanático e irresponsable, se apodera de un pedazo de tierra, y la transforma en una base para disparar sin ninguna razón conocida, o ningún motivo declarado. Ningún país en el mundo podría aguantar 90 misiles al día lanzados sobre sus pueblos y ciudadanos sin ningún motivo. Me hubiera gustado, que quien nos critica lo pudiera parar.

Pero nadie intenta detenerlo, ni puede detenerlo. Así que estamos solos. Tenemos que proteger a nuestra gente. Es inimaginable que un millón de israelíes viva en refugios, solo porque existe un grupo desequilibrado que está disparando sobre nosotros. El mundo está de acuerdo con nosotros. Hay dos excepciones, dos satélites de Irán: Hizbulah en el Libano, y Hamas en Gaza, están sirviendo un país extranjero: son satélites de los iranies que quisieran apoderarse de Oriente Proximo.

Quisiera saber, como hombre de paz, ¿cómo se siente ante las imágenes de decenas de familias y niños asesinados en Gaza?

Esta no es nuestra elección . Es la falta de alternativas que nos llevo a ello. No es posible lograr la paz si dejas actuar a la gente que desea destruir la paz y les dejas manos libres. Tenemos que hacerlo. Yo le digo que el mundo al final nos agradecerá porque si dejamos a Hamas tener exito, el mundo será incontrolable. Es un grupo ilegal. Empezaron su revolución contra la Autoridad Palestina. Mataron cientos de lideres y miembros de Al-Fatah en Gaza , tirándoles desde el techo de los edificios hacia la calle y provocando su muerte. El presidente Mahmud Abas no les reconoce. Si alguien intenta legalizarles o razonar con ellos, es como apoyar un mundo salvaje e imposible.

¿Qué diría a aquellos que dicen que Israel esta cometiendo una masacre en Gaza?

Yo creo que están haciendo declaraciones sin conocimiento de los hechos. Que dirían si les cuento que Hamas esta utilizando a niños para esconder armas, como escudos humanos, tienen respuesta para eso? Que dirían si les cuento que Hamas entierra armas dentro de las mezquitas como arsenal? Que dirían, si les cuento que terroristas se están disfrazando en los hospitales? Tienen influencia sobre eso? En primer lugar, no estoy seguro que conocen los hechos. Pero aun asi, ¿son capaces de cambiar el comportamiento de Hamas? ¿Quiénes son ellos, profesores en las universidades que les toca dar notas? ¿Pueden pararlo? Si lo pueden hacer, se lo garantizo: ni un soldado israelí pisara Gaza. Pero nadie lo puede lograr. Asi que hay muchas declaraciones para impresionar. Es escandaloso e irresponsable por su parte.

¿Qué ha pasado en el colegio de la ONU? Israel pidió a la población de dejar sus casas. Se refugiaron en el colegio….

Primero que nada, advertimos a la ONU que Hamas utiliza sus instalaciones como plataforma para lanzar misiles y atacar Israel. Pedimos a la ONU que investigue el tema. Ellos no respetan nada. Ni leyes, ni normas, ni la vida humana.Nadie puede explicar porque están lanzando cohetes y misiles. Hay declaraciones pacifistas contra la guerra. Yo también estoy contra la guerra, contra los disparos y a favor de la paz. Pero si dejamos que sigan disparando, no habrá paz.

Insisto. Y ¿qué culpa tienen estos niños y adultos palestinos inocentes?

¿Quién dice que son culpables? Yo digo que es un crimen, que ellos esconden granadas de mano en parvularios. Yo insisto que el crimen más grande es esconder proyectiles de mortero en un colegio. Nadie ha hecho algo similar en el pasado.

¿Le parece que esta operación militar esta logrando sus objetivos?

No teníamos ningún objetivo. Fuimos atacados y tuvimos que defender nuestras vidas. No tenemos ningún objetivo de conquistar Gaza, ni queremos su tierra o sus bienes. Todo eso lo hemos dejado atrás. Lo que queremos es que nuestros ciudadanos sean libres como la gente de Barcelona. Que los niños puedan ir tranquilamente al colegio cada mañana. Y que un millón de ciudadanos del sur del país no tengan que vivir en refugios

¿Qué sintió al escuchar a Chavez hablar sobre Gaza e Israel?

Yo siento que el petróleo es capaz de alterar la razón de grandes lideres.

¿Qué opina sobre los comentarios de otros lideres, tales como el presidente español, que comento que la operacion de Israel es desproporcionada?

Como definimos “proporcional”? El ataque terrorista al tren en Madrid, es proporcional? Que es proporcional, quiero entender. Si disparan 50 cohetes al dia sobre Israel. Eso es proporcional? No nos referimos a proporciones. Exigimos parar los disparos contra nuestra gente. Eso es todo. Que ocurriría si Madrid sufriera dia y noche 90 misiles sobre distintas zonas de la ciudad. Que haría el presidente español? Quisiera entender.

¿Le parece que el mundo entiende a que se enfrenta Israel?

Si. Depende a quien defines como “el mundo”. India, EEUU y China, por ejemplo, nos apoyan. La mayoría del mundo entiende perfectamente lo que estamos haciendo y sabe que somos gente pacifica, que amamos la paz y que no hemos buscado esta guerra. Evacuamos Gaza por nuestra iniciativa en el 2005. En nombre de la paz entregamos la tierra y las fuentes de agua, a quien quiera hacer la paz con nosotros. Los egipcios, los jordanos, los palestinos con los que estamos negociando. Yo creo que hay una lucha hoy, no es un choque de civilizaciones: la tensión no es entre cristianos, judíos y musulmanes, sino entre la civilizacion, y la anti-civilizacion, o sea el terrorismo. Todas las religiones tienen sus extremistas. Si deseas dejarles ganar, adelante. Vera que tipo de mundo conseguiriamos. Si uno quiere frenarlos, hay que tomar las medidas necesarias para hacerlo.

Benita Ferrero de la Union Europea le dijo que Israel esta dañando su imagen por muchos anos. ¿Cuál fue su respuesta?

Mi respuesta es que a veces hay que poner en peligro la imagen, para salvar la vida de nuestros ciudadanos. Con todo el respeto a la “imagen”, Nosotros también hemos perdido centenares de mujeres y ninos en atentados. No diría que debemos perder centenas de vidas para mejorar nuestra imagen . Y a los ojos de quien? Gente que vive lo que nosotros tenemos que vivir, nos entiende perfectamente. La gente que no lo vive nos dice “no lo hagan”. No es nuestra eleccion. Ademas, no se quien es el juez supremo. Creo que mucha gente que nos “condeno” públicamente, sabe en su intimo que tenemos razón, que no hay nadie que nos proteja a parte de nosotros mismos. Que cualquier país haría lo mismo exactamente.

¿Algunos países árabes hicieron la vista gorda?

Claro que si. Iran y sus satélites, Hizbulah y Hamas, son los mayores enemigos del mundo árabe. Hay 350 millones de árabes. Decenas de millones de iranies quieren gobernar Oriente Medio. A los árabes no les gusta eso, ellos no lo desean. Usted cree que al presidente palestino Abas le gusta lo que hizo Hamas a su gente? Matarles y expulsarles de Gaza? Miren a Mubarak. El no esta sirviendo a Israel. El sirve el mundo árabe, a Egipto.

Despues de Rabin, porque ningun líder en Israel logro llevar el acuerdo de paz con los palestinos a la línea final?

El problema no esta en el lado israelí. El problema desgraciadamante es la división que existe entre los palestinos. Ningun líder israelí es capaz de unir o dividir a los árabes. Un mandatario israelí es capaz de decidir sobre la politica de Israel. Creo que el gobierno actual, desea la paz, no tengo la menor duda. Pero ni la ANP ni Egipto fueron capaces de evitar que Hamas impida la creacion de un Estado palestino. Ellos son el problema, no el liderazgo israeli.

¿Hasta que punto de pueden ver las huellas de Iran en el aparato de Hamas?

Son invisibles, intentan encubrirlas. Envian armas a Siria para que Hizbulah las recibe. Ahora estan intentando introducir armas en Gaza. La mayoria de misiles de Hamas proceden de Iran. Iran es el centro del terror mundial. Iran es el unico pais en el mundo que tiene ambiciones imperialistas, o sea, gobernan Oriente Proximo en nombre de la religion. Iran financia, entrena y arma a casi todos los grupos terroristas.

Israel dice que lideres de Hamas se esconden en el Hospital Shifa de Gaza. ¿Es su arresto uno de vuestros objetivos para crear una imagen de victoria?

No todos los lideres estan alli, solamente algunos de ellos. Normalmente se esconden en el seno de familias y no queremos danar gente inocente. Hemos abierto las fronteras para las necesidades de la poblacion civil, pero las hemos cerrado a las armas iranies. Lo que exige Hamas es que abramos los pasos para recibir las armas prcedentes de Iran, pero eso es inaceptable. En resumen, quisieramos capturar a los lideres de Hamas sin poner en peligro a la poblacion civil.

¿Cuán cercana esta la tregua en Gaza y cuales son las condiciones israelies para lograrlas?

La frontera de Rafah estara cerrada a las armas. No permitiremos el contrabando de armas por medio de los tuneles y decimos que detengan los disparos y el terror.Lo unico que queremos es ser un pueblo normal, eso es considerada una condicion? Cuando alguien pide levantarse por la manana sin bombas, eso es una condicion?

¿ Aceptaria Israel una fuerza internacional entre Gaza y Egipto similar a la del Libano?

Son situaciones diferentes porque en el Libano por lo menos existe la presencia de un ejercito libanes y la fuerza internacional se convirtio en efectiva tras aprender la leccion de la Segunda Guerra del Libano. Nasrallah dijo que si hubiese conocido de antemano la dura reaccion israeli hubiera pensado dos veces antes de secuestrar a los dos soldados israelies. Ellos han aprendido la leccion. Ahora Hamas tiene que aprender la misma leccion: si nos atacan, pagaran las consecuencias.

O sea, que en su opinion la posibilidad de establecer una fuerza internacional es factible?

No tenemos claro donde localizariamos a esta fuerza internacional, pero no nos oponemos a esta posibilidad. Tampoco tenemos claro cual seria su funcion. Por ejemplo, si Hamas abre fuego contra esta fuerza, esta, deberia reaccionar? Alguien tiene que dar solucion a estas preguntas. Si les llega la informacion de que Hamas esta preparando una bomba o que tiene la intencion de lanzar un cohete, como deberian actuar? Como dije, no descartamos esta posibilidad, tambien en el Sinai existe una fuerza internacional hasta el dia de hoy. El tema no es la presencia de una fuerza internacional sino su efectividad. En el caso de Hamas, yo creo que si los egipcios asumen la responsabilidad de controlar la frontera entre ellos y los palestinos, prohibiendo el contrabando de armas y contando con una tecnologia capaz de identificar los tuneles, basicamente se resolveria el problema. Si quieren el apoyo de fuerzas extranjeras, mejor.

En el pasado, la posibilidad de mantener conversaciones con la OLP era considerada un tabu. ¿Ve usted una posibilidad de dialogo con Hamas en el futuro?

Recuerda usted cuando comenzamos a hablar con la OLP? Cuando Arafat declaro que aceptaba la existencia del Estado de Israel. Si Hamas sigue sus pasos, no descartariamos dialogar con dicha organizacion. Nosotros luchamos contra una politica, la politica del terror, que se opone a las negociaciones y aceptar la existencia del Estado de Israel. Por lo tanto, no tenemos con quien dialogar, es como hablar con una pared.

Barack Obama asumira la presidencia proximamente. ¿Usted cree que existe la posibilidad de un acuerdo con los palestinos con mediacion norteamericana?

Si ponemos fin a las provocaciones de Hamas, lo lograremos. Las posiciones de la ANP y las nuestras son muy parecidas. Nosotros hablamos con el presidente Abas, que fue electo por una mayoria del 62%. El unico obstaculo es Hamas. Podemos reanudar las conversaciones inmediatamente. Cuando Obama vino aqui me pregunto que podia hacer para ayudar a Israel. Y yo le conteste: Senor presidente, sea un gran presidente de Estados Unidos. Obama quiere la paz y detener el terror, nosotros queremos exactamente lo mismo.

Y con Siria, ¿qué es lo que falta para llegar a un acuerdo de paz?

La decision siria. Ellos estan conectados con Hizbulah y con los iranies por un lado, y quieren los Altos del Golan, por otro. Ellos tienen que entender que no pueden obtener ambas cosas al mismo tiempo. No podemos tenemos a los iranies en nuestra frontera. Si se trata de ellos y de nosotros, estamos dispuestos a hacerlo. Ya hemos empezado a negociar.

Señor Peres, en calidad de premio Nobel de la paz y de visionario del nuevo Oriente Proximo, ¿cuán frustrante es para usted constatar que Israel vive su octava guerra?

Yo se que es mas dificil lograr la paz que hacer la guerra. Aunque recibi el premio Nobel, se que la paz no es una fiesta, hay muchas dificultadres, intereses, enfrentamientos. Todo lo que puedo decir es que nunca renunciamos a nuestro deseo de paz y a nuestra voluntad de pagar el precio para ello. Esa es parte de funcion. No como otra gente mata las posibilidades de paz.

Usted tiene 85 anos, ¿cuáles son sus planes para el futuro?

Tengo un solo plan: contribuir a lograr la paz. Nadie, ni los arabes ni nosotros, tiene otra alternativa, creo que va a llegar. Al final todas las religiones entenderan que no hay que matar, y si existen minorias que perdieron los valores y la fe, hay que luchar contra ellos y frenarlos.