Archivo de la categoría: Politica

Entrevista a Jorge Moragas

“LA GENTE QUIERE MÁS GESTIÓN Y QUE SE HABLE MENOS DE NACIÓN”

La Vanguardia-Iñaki Ellakuría

Jorge Moragas (Barcelona, 1965) Vive con un pie en Madrid -es el coordinador del gabinete de Mariano Rajoy- y otro en Barcelona -forma parte de la dirección del PP catalán-. Licenciado en Derecho, diplomático de carrera, tiene en la pintura y el footing d os de sus aficiones

Catalán, del PP y residente en Madrid… Por estos lares algunos dicen que eso es una contradicción.
¡Y además soy diplomático ! Ser del PP en Catalunya es defender la esencia plural de esta sociedad. Esto, créame, requiere mucho sentido de la deportividad. Yo me siento más catalán que ninguno. No tengo ese conflicto de identidades que algun os quieren forzar. ¿Catalán o español? ¡Las dos cosas!

¿Deportividad para…?
Para saber encajar los ataques injustos. El PP en Catalunya ha vivido momentos muy duros, en los que lo fácil hubiera sido rendirse. Ahora esos palos ya no duelen, sus argumentos nadie los cree.

¿Se refiere a los años del pacto del Tinell?
Ese pacto entre PSC, ERC e ICV fue un ejercicio muy poco dem ocrático que buscaba expulsar al PP de la vida política catalana. Hoy todavía hay nostálgicos de ese pacto… Pero a todos ellos nuestra candidata Alicia Sánchez-Camacho les va a sorprender y dar respuesta en las urnas.

Pero con Aznar algunos dirigentes del PP no fueron precisamente amables con Catalunya…
Con Aznar es cuando más empleo se creó en Catalu-nya. Aunqu e seguramente
se cometió algún error. En todo caso, lo que nadie podrá echar en cara al PP es que engañara a los catalanes.

Veo que hoy también lleva esa mochila que le hizo famoso en sus inicios de diputado a Cortes…
Era una prenda a la que nunca había otorgado ninguna i mportancia, pero cuando llegué a Madrid a mucha gente les sorprendió que la utilizara con traje.

¿Qué lleva dentro?
Cargadores de móviles, un as cuantas libretas, un libro, varios diarios, las zapatillas para correr, un iPod, un neceser. ¡Vivo entre dos ciudades!

¿Por qué cambió Barcelona por Madrid?
Me fui porque quería ser diplomático y cumplir u n viejo sueño infantil de ser un hombre de mundo. Y allí me quedé ejerciendo mis condiciones diplomáticas, primero, y como político, después.

¿Cómo se ve el actual escenario catalán tras la sentencia
del Estatut?
Catalunya, en estos momentos de crisis económica, necesita más y mejor gestión y menos nacionalismo. Por desgracia, hoy parece más instalada en la rauxa que en el seny.

¿Preocupado?
Esa carrera hacia la ruptura es peligrosa, porque cuando es talla el trueno ya es demasiado tarde para taparse los oídos. En los últimos tiempos se han cometido serias irresponsabilidades en este sentido, pero también me preocupa cierto miedo que he detectado en la sociedad catalana.

¿Miedo?
A perder el trabajo, miedo a verte o bligado a cerrar el negocio…
Póngase una etiqueta: ¿liberal, de derechas, ‘neocon’…?
Siempre me he considerado un liberal-liberal, y con el tiempo m e voy haciendo más liberal-conservador.
Merkel, Sarkozy, Cameron, ¿con quién se queda?
Con Merkel y algunas cosas de Cameron…

¿Y qué destacaría de Mariano Rajoy?
Es el sentido común con patas. Un político que se mueve mejor en el acuerdo que en el conflicto.

Pero salió derrotado en las urnas en dos ocasiones…
En EE.UU. aprendí que los fracasos muchas veces forjan líderes sólidos. Precisamente el gran problema es que Zapatero nunca perdió.

Y el PP le pide día tras día que se vaya…
La mentira fue la pértiga electoral de Zapatero, esta se le ha roto con el Estatut y la crisis e conómica. Zapatero vendía diálogo, pero paradójicamente lo ha utilizado para generar división y conflicto. En su irresponsabilidad para mantener el poder podría llegar a formar aquel Ministerio de la Verdad del que habla George Orwell en su 1984 .

¿Si Rajoy es presidente, cuál será su principal reto?
Combatir el paro juvenil. Recup erar a esa generación de jóvenes que ni estudia ni trabajan. Si no lo hacemos, el país se apagará.

Políticos en Agosto (1)

Iñaki Ellakuría/LA VANGUARDIA

“CATALUÑA NO PUEDE VIVIR INSTALADA EN LA QUEJA”

Portavoz de ERC en el Senado y hombre de confianza de Carod-Rovira, ha aprovechado el parón estival para acabar de pulir un libro que publicará en otoño bajo el título La España de los otros españoles . En este final de agosto ha viajado a Rumanía, entre Bucarest y Transilvania.

Un independentista que reside en Madrid desde hace diez años: ¿cómo lo lleva?
En este tiempo ha cambiado mucho mi idea y visión de lo que es y significa España.

¿Por ejemplo?
Cuando llegué no era consciente del poder real de un Estado. Este tiempo me ha permitido ver que en Catalunya en algunas cosas pecamos de ingenuos y nos falta tener conciencia de lo que quiere decir el poder y la voluntad. Los catalanes necesitamos buena política y buenos políticos, si no siempre tendremos las de perder frente a Madrid.

¿Ha sentido catalanofobia?
En Madrid están muy pendientes de Barcelona. Por un lado, nos temen como rivales. Siempre que Bar celona emerge como un polo de poder se moviliza en nuestra contra ese complejo mediático, político, empresarial y religioso que impera en Madrid. Temen el poder catalán y la idea de una España con dos capitales… Pero, por otro lado, nos ven con mucha admiración: los catalanes tenemos muy buena fama en España.

Noto en sus palabras una cierta decepción, amargura, por la manera de hacer política en Cata
lunya…
En Catalunya hay mucha crítica injustificada a la política en general… quizá porque llevamos demasiado tiempo instalados en la crispación y en la eterna reivindicación. La sociedad catalana está estresada desde hace cinco años, con tensiones negociadoras con el Estado. Catalunya no puede vivir instalada en la queja eterna, con llamamientos por parte de los políticos a manifestaciones y movilizaciones a las quejas permanentes. Cerrada la carpeta de la financiación ha llegado el momento de buscar estabilidad y luchar todos para salir de la crisis económica.

Pues desde su partido se está presionando a diario al Tribunal Constitucional por el Estatut, con esto que ahora llaman “manifestación preventiva”…
No soy partidario de poner la venda antes que se produzca la herida. Al margen de futuribles manifestaciones, es más efectivo estudiar y analizar la sentencia cuando llegue y ver qué acciones puede tomar Catalunya. Estoy seguro de que el Govern y el Parlament estarán a la altura de las circunstancias.
CARLES BONET

Algo tendrá que decir también el Ejecutivo
de Zapatero, que apoyó el nuevo Estatut, ¿no?
En efecto. El Gobierno tiene mecanismos políticos y legislativos para paliar los posibles efectos nocivos de la senten cia. Las Cortes y el Senado aprobaron el texto y también tendrán que decir algo.

¿La desafección no puede deberse en parte a que el
discurso dominante en la política catalana está a años luz de los intereses de la mayoría de la población?
A veces no centramos bien los temas y hay una tendencia excesiva a la declaración instantánea. Esta estrategia puede ir bien un día o dos, pero a la larga esto no penetra.

Esquerra apoyó la nueva financiación cuando en su día votó en co
ntra del Estatut, ¿incoherencia?
Quien quiera la coherencia perfecta que recurra a las matemáticas. La política siempre es un compromiso entre la idea de futuro y la coyuntura. Las circunstancias cambiaron y creo que este acuerdo de financiación, con las posibilidades del Estatut, es muy positivo para los intereses catalanes.

¿Pero cumple con el texto?
Sí, quienes dicen lo contrario es porque no se han leído o no han entendido ni el Estatut ni el nuevo sistema de financiación . Además ERC ha tenido su participación para conseguir superar los 3.500 millones de euros. Creo que esta decisión responsable será buena para ERC, ya que no se puede estar siempre haciendo la política del enfrentamiento.

Usted fue una de las personas clave para que Joan Puigcercós y Josep Lluís Carod- Rovira fumaran la pipa de la paz…
Fue un pacto muy importante. Ni ERC ni la sociedad catalana se merecían unas primarias a sangre y fuego. El pacto es sólido y debería verse plasmado en la próxima lista con Puigcercós de uno y Carod de dos.

Polémica en la Agencia Catalana de Cooperación

LA SINDICATURA DE COMPTES DESTAPA GRAVES IRREGULARIDADES ECONÓMICAS EN UNA OFICINA DE CAROD

LA VANGUARDIA-Iñaki Ellakuría

El descontrol económico en la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament (ACCD), que depende orgánicamente del vicepresidente del Govern, Josep Lluís Carod-Rovira, se convirtió en la tónica general durante todo el 2007. Un informe de la Sindicatura de Comptes, que dirige el socialista Joan Colom, denuncia una larga lista de irregularidades: subvenciones con criterios poco claros, pagos duplicados a la Seguridad Social, un uso excesivo de tarjetas de crédito cuya titularidad – en dos casos-recaía en personas que estaban en excedencia, cobros irregulares de adelantos, comidas de trabajo que generaban facturas y dietas simultáneamente… Tras conocerse esta retahíla, CiU solicitó ayer la comparecencia parlamentaria del vicepresident Carod-Rovira.

El informe del Síndic detalla como la ACCD – que tenía por entonces un presupuesto de 52,1 millones-celebraba reuniones periódicas a la hora de comer y al menos en 23 ocasiones algunos de los miembros de la comisión pasaban el tíquet restaurante, por lo que “cargaban al presupuesto de la agencia dos pagos por un mismo gasto”. Entre los asistentes a esas comidas figuraban, entro otros, el director general de Cooperació, el republicano David Minoves, y el director de la ACCD, Andreu Felip.

De un total de 12.000 euros que se destinaron en el ejercicio 2007 a comidas y partidas protocolarias, más de 2.300 euros correspondían a los almuerzos de la comisión. En las alegaciones al informe, la ACCD asegura que ese “ya ha sido devuelto”.
Carod de visita a Ecuador
Otra de las irregularidades detectadas se encuentra en los mecanismos y las valoraciones de la ACCD a la hora de otorgar sus subvenciones. El informe explica que en dos convocatorias de subvención “no hay coherencia entre las puntuaciones de las juntas de valoración y las resoluciones de la concesión”. Así, se dieron subvenciones en casos en los que la puntuación era baja, de acuerdo con las bases reguladoras, y se negaron a otros que tenían una puntuación muy superior.

El descontrol de la agencia queda reflejado en el uso de las tarjetas de crédito. La ACCD contaba con 29 tarjetas – excesivas según la Síndic-.En dos casos la titularidad de las tarjetas recaía en dos personas en excedencia.

El informe también revela que ese año se anticiparon 1.500 euros al director general de Cooperació y que luego ese importe no fue devuelto. Además no se ha encontrado ningún tipo de documentación que lo justifique. La ACCD justifica ante la Sindicatura de Comptes este importe alegando que se “utilizó para cubrir las necesidades” del director y que será retornado “próximamente”. Un dato revela el grado de descontrol: se pagó dos veces a la Seguridad Social una deuda de 51.185,28 euros.

Las cuentas de ACCD en el ejercicio 2007 revelan que se gastó un total de 272.600 euros en la primera fiesta de la cooperación catalana, y que se invirtieron 278.263,95 euros en asesoramiento externo. Para el presente año, y según informó la propia agencia, invertirán más de 300.000 euros en ayuntamientos para que lleven a cabo proyectos de sensibilización sobre cooperación al desarrollo.

El último ciudadano

EL ÚLTIMO CIUDADANO

LA VANGUARDIA/Iñaki Ellakuría

Ciutadans-Partido de la Ciudadanía (C’s) se descompone. Lo que empezó como una coalición política para aglutinar a sectores de izquierdas autoproclamados “no nacionalistas” – y que recibió un fervoroso apoyo inicial de intelectuales como Albert Boadella o Arcadi Espada-ha entrado en un proceso de descomposición que pone en duda su futuro inmediato. Las razones de esta decadencia interna apenas dos años y medio después de su éxito en las elecciones catalanas, donde obtuvieron contra pronóstico tres diputados, se encuentran en la discrepancia ideológica, más allá de la defensa del castellano, su único nexo, entre el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, y los diputados Antonio Robles y José Domingo. Estos ya han hecho efectiva su marcha de la formación.

Puntos de vista divergentes, ideológicos y de estrategia política, que se agudizaron con la irrupción de la UPyD de Rosa Díez, proyecto con aspiraciones en toda España y que no ha escondido que quiere ocupar en Catalunya el espacio de C´s. La guerra abierta y sin cuartel en el seno de C´s estalló por la alianza para las europeas con la plataforma Libertas, promovida por irlandés Declan Ganley, contrario al tratado de Lisboa, y cuyo candidato en España es el ex presidente de la ONCE Miguel Duran. Domingo y Robles se mostraron desde un principio partidarios de una coalición con UPyD. Algo a lo que se opuso de plano Rivera.

Un choque de intereses al que se agarraron Robles y Domingo para abandonar el barco y estrechar sus vínculos con UPyD. Una estrategia conjunta que ayer dio paso para desbancar a Rivera como presidente del grupo mixto en el Parlament. Ayer los dos diputados escenificaron su sublevación con una rueda de prensa en la Cámara catalana en la que anunciaron su petición a la Mesa del Parlament para que reestructure el grupo mixto, en el que ahora ellos son mayoría. Domingo pasaría a ser el presidente del grupo y el encargado de formular la pregunta en la sesión de control al president Montilla. También anunciaron que renuncian al coche oficial y que abrirán una página web con la denominación Diputados no nacionalistas.Ante este movimiento, Rivera – quien ayer evitó hacer cualquier declaración-ha pedido al president del Parlament, Ernest Benach, que “obligue” a Domingo a renunciar a su escaño en el grupo mixto por “tránsfuga” y que sea marginado a la condición de diputado “no adscrito”.

Polémica por los informes

El PP pide amparo a Benach al considerar que el conseller les ´vacila´
Saura y las no respuestas
LA VANGUARDIA- Iñaki Ellakuría
Unos gobiernan, y otros controlan desde la oposición cómo se ejerce el poder. Una máxima en la que se sustenta el sistema democrático, aunque en ocasiones no se cumple a rajatabla. El PP catalán pidió ayer amparo al presidente del Parlament, Ernest Benach, ante lo que consideran una “obstrucción” del conseller de Interior i Relacions Institucionals, Joan Saura, a su trabajo parlamentario de control a la Generalitat.

En la presente legislatura, al menos en catorce ocasiones el conseller ecosocialista ha respondido de forma vaga e inconexa a preguntas que el PP presentó por escrito en la Cámara catalana, y que la mayoría tenía relación con temas referentes a la seguridad. Los ejemplos entregados por los populares a Benach son numerosos. Así, a la pregunta de “¿cuáles han sido los robos denunciados en las líneas de metro, autobuses y tranvía durante el ejercicio 2008?”, Saura contestó: “El número más destacado de denuncias por robos en transportes públicos se concentra principalmente en las estaciones de tren y metro, así como sus correspondientes convoyes”. Punto final.

El conseller Joan Saura

El conseller Joan Saura

 

Otro ejercicio de concreción se produjo a la pregunta de “¿cuál es el número de Mossos desplegados en Barcelona, a fecha de 31 de diciembre del 2008?”. Cuestión que obtuvo como respuesta la siguiente frase: “El número total de efectivos de la ciudad de Barcelona engloba tanto a los que se dedican a labores de investigación como a patrullar”. En diciembre del 2008 el PP también se interesó por conocer cuántos coches patrulla destinados a seguridad ciudadana están desplegados en Barcelona, desglosados por distritos y turnos. Una información que no recibieron. “El número de patrullas de seguridad ciudadana varía en función de los servicios planificados y de las necesidades de cada momento”, fue la escueta respuesta registrada en el Parlament por el titular de Interior.

 

Una actitud que ha colmado la paciencia del PP, ya que entienden que las respuestas que han recibido son una muestra de chulería política: “Saura nos vacila y nos toma el pelo, esperamos del conseller de Interior que no intente obstruir más las tareas propias de la oposición parlamentaria”. Unas quejas ante las que Interior recordó ayer que Saura ha contestado a más de 2.000 preguntas parlamentarias. Pero las críticas por la “falta de transparencia” del Govern no se limitan al PP. CiU, que también pidió hace una semanas el amparo de Benach, afirmó ayer que las trabas a su investigación sobre los informes que el Govern encargó a asesores externos, no sólo no han cesado, sino que se multiplican. El diputado de CiU Jordi Turull señaló al Departament d`Interior i Relacions Institucionals como uno de los principales culpables de esta “obstrucción”.

 

Perfil del fiscal David Martínez Madero

Un fiscal contra la corrupción política
LA VANGUARDIA- Iñaki Ellakuría  
En mayo del 2007 el Gobierno y la Fiscalía General del Estado se propusieron potenciar la labor de la fiscalía Anticorrupción en Catalunya. Su candidato para dicha misión fue el fiscal David Martínez Madero. Dos años después, el presidente de la Generalitat, José Montilla, tampoco ha dudado a la hora de escogerlo para que se ponga al frente de la futura Oficina Antifrau de Catalunya (OAC). Cargo que asumirá con toda probabilidad esta semana. Después, eso sí, de pasar dos pruebas de fuego parlamentarias: el martes comparecerá ante la comisión de Asuntos Institucionales y el miércoles la Cámara catalana votará su nombramiento.

 

 El nombre de Martínez Madero – licenciado en Derecho por la Universitat de Barcelona-ha sido vinculado a la OAC desde que en el año 2003, en plena polémica del 3%, el tripartito de Pasqual Maragall planteó la necesidad de crear dicho organismo de control. Pese al tiempo transcurrido y el cambio en el gobierno de la Generalitat, el consenso político en torno a su figura no se ha debilitado. Nadie (o casi nadie) duda en Catalunya que Martínez Madero es la persona idónea para poner en marcha este ambicioso proyecto. En ámbitos políticos, pero también en judiciales y policiales, está considerado un fiscal “íntegro e independiente” y que destaca por su trabajo “estricto y riguroso”. Un consenso, empero, que sólo puede quebrarse por discrepancias partidistas.

David Martínez Madero

Las negociaciones que desde que la ley de la OAC fue aprobada por el Parlament en octubre – con los votos en contra de CiUyPP-ha mantenido la Conselleria de Governació con la oposición han cosechado más desencuentros que otras cosa. Discrepancias que provocaron que el viernes el PP diera un golpe sobre la mesa negociadora y anunciara que, aun respetando al candidato, no le otorgará su apoyo. Los populares consideran que el Govern no ha aclarado todavía con qué medios económicos y personales dotará la Oficina Antifrau. La postura del PP convierte de nuevo en indispensable el voto de CiU: para que el nombramiento de Martínez Madero salga adelante el Govern necesita el apoyo de dos terceras partes de la Cámara. Los contactos se han acelerado en las últimas horas y, según fuentes convergentes, la federación nacionalista estaría dispuesta a apoyar al fiscal.

 

Si finalmente Martínez Madero pasa la reválida parlamentaria, asumirá este nuevo cargo después de una larga carrera en la lucha contra la corrupción y las mafias: estuvo en la fiscalía Anticorrupción creada por el ministro socialista Juan Alberto Belloch en los años noventa; ha participado en un proyecto en Rumanía para atajar la corrupción que lacra al país, y entre otros casos dirigió dos de las investigaciones más conocidas contra las mafias del este en España, la operación Mármol Rojo y la operación Avispa, y en la actualidad lleva la causa contra la trama de guardias civiles y ex policías que robaron 400 kilos de cocaína del puerto de Barcelona.

 

Al frente de la OAC, sin embargo, su objetivo se centrará en fiscalizar el poder público. Siempre – aseguran fuentes cercanas al fiscal-desde la independencia política y el respeto a otros organismos fiscalizadores como el Síndic de Greuges y el de Comptes, que miran con cierto recelo la creación de la OAC. Mantener la independencia fue, precisamente, la condición que puso a Montilla para aceptar el cargo. Una autonomía de acción que ha tratado de garantizar en sus recientes reuniones con representantes de la oposición, y en las que ha asegurado que “no recibirá instrucciones de nadie”. CiU teme, y así lo expresó durante el debate parlamentario de la ley, que la OAC sea utilizada de forma partidista en su contra. Unos miedos que se han diluido un poco tras la entrevista que dirigentes de CiU mantuvieron con Martínez Madero.

 

Hace unos días un político de CiU destacaba en privado el hecho de que el fiscal hubiera expresado su malestar a Montilla después de que el Govern, casi de matute, introdujera por la vía de la ley de acompañamiento una enmienda a la OAC para que, en los casos en que estén implicados “recursos presupuestarios de la Generalitat”, a la investigación se sumen dos personas escogidas por el Departament dZEconomia. “Esto es una jugarreta”, le dijo un sorprendido Martínez Madero a Montilla. Y es que la política y la justicia siguen teniendo lenguajes y códigos diferentes.

Irregularidades de CiU e ICV con Adigsa

Adigsa contrató obras sin control en el 2003 y 2004
La Sindicatura de Comptes denuncia desviaciones económicas
LA VANGUARDIA

/ IÑAKI ELLAKURÍA 
Contratos verbales de adjudicación de obras y sin la supervisión de la persona responsable; ausencia de un manual de actuación; listado poco fiable de contrataciones; desvíos de costes del 15,5% al alza en rehabilitaciones… Fueron prácticas habituales de la empresa pública Adigsa en los años 2003 y 2004, cuando estuvo, primero, bajo el mandato del conseller de Política Territorial i Obres Publiques Felip Puig (CiU), y, después, del conseller de Medi Ambient i Habitatge Salvador Milà (ICV). Así lo apunta el informe, de 119 páginas, que la Sindicatura de Comptes de Catalunya entregó ayer al Parlament.

El Síndic señala que las principales irregularidades se produjeron en el campo de las contrataciones, compras de obras y rehabilitaciones. El informe recoge que durante los años 2003 y 2004 se realizaron “contrataciones de forma verbal, sin que el departamento de contratación tuviera conocimiento de ello y sin la autorización previa del responsable”. Normalmente, dicho departamento tenía conocimiento de las modificaciones del coste y del plazo de los contratos, a posteriori, una vez la obra ya había finalizado.

El dirigente de CiU FeliP Puig

El dirigente de CiU FeliP Puig

Otra de las críticas que vierte la Sindicatura sobre las prácticas de la empresa pública es que, durante esos años, no contaba con un listado de contratación integrado al sistema informático, lo que facilitaba el descontrol.

Durante el ejercicio 2003, con Puig como conseller, Adigsa adquirió 121 viviendas en el mercado secundario y realizó obras de rehabilitación de 44 inmuebles. La Sindicatura ha detectado que en 37 de las “obras acabadas” se produjo una desviación económica superior a la adjudicación, e incluso en algunos casos superó el 20% del importe de la adjudicación.

En el ejercicio 2004, con Milà como conseller, se repitieron estas prácticas. Adigsa licitó y adjudicó 49 obras, de las cuales al menos en cinco de ellas se produjo una desviación económica que supera el 20%.

La sindicatura de Comptes advierte también que en algunas ocasiones, dependiendo de la “simplicidad del objeto de contrato y de su importe”, la adjudicación se formalizaba “sin la firma del contrato”.

Las principales empresas adjudicatarias fueron Teyco, SL; Carsa; Comapa, SA; Blue Merlin, SL; Agbar Mantenimiento, SA. El análisis de la Sindicatura destaca como elemento negativo que hubo “una significativa concentración de adjudicatarios” en los contratos de obras incluidos en los planes directores y se advierte que cinco empresas se hicieron con el 62,3% de las obras en el 2003 y 31,52% en el 2004.

 

 

La empresa Teyco pertenece a la familia Sumarroca. Carles Sumarroca fue uno de las personas que fundaron Convergencia Democràtica y es una persona cercana al ex presidente de l Generalitat Jordi Pujol.

El ecologista Salvador Milà

El ecologista Salvador Milà

Otro de los elementos que ponen en evidencia las irregularidades llevados a cabo en esos años por Adigsa, empresa que gestiona los barrios de Cataluña construidos en el franquismo por la Obra social del Hogar, es la doble compra de propiedades. “Ha habido una primera transmisión entre el propietario y otro comprador y una segunda transmisión en la que Adigsa adquiere la propiedad del último comprador. ¿Cuál es la identidad de esos segundos compradores? ¿Cuál fue la diferencia de precio entre la primera y la segunda operación de venta?

 

 

 

En los dos años fiscalizados, la empresa pública Adigsa cerró sus cuentas con pérdidas de 12 millones en el 2003, yde 23,7 millones en el 2004 por la cesión de 2.448 viviendas y locales de promoción pública. Asimismo, el sindic recomienda que se cuenten como inversiones, que se clarifique de manera legal la relación con el Incasòl y que se firme un protocolo con la Conselleria de Medi Ambient i Habitatge para aliviar “la incertidumbre actual a la que se encuentra sometida”.